martes, 26 de enero de 2016

RDM



Rdm
11 horas y 28 minutos después:

Tieto:- Espera, creo que no estás entendiendo el grado de inmadurez al que han llegado los argentinos.

Yo tengo dos amigos allá en Canadá con los que converso habitualmente por Facebook y con los que de vez en cuando comparto algunos cds de música, son dos hermanos, uno tiene veintitrés años y el otro tendrá diecisiete, pero como somos vecinos y nos vemos a diario en el edificio nos juntamos a comer y eso.

Y el caso es que estos chicos tienen una madurez y una educación sumamente puntillosa, algo que acá solamente he visto en algún que otro especialista de la facultad de ciencias económicas. Son chicos de clase media, colombianos, y muy de izquierda. Pero nunca, jamás, escupieron esa retórica de pacotilla que tiene la izquierda latinoamericana.

Es sorprendente que un chico de diecisiete años pueda entender un pensamiento filosófico para el cual un adulto de los nuestros tiene que estudiar seis años. Suele armar unas oraciones con una apertura y una conciencia de los hechos que dejan muy poco al debate, porque es una persona sumamente centrada que no da paso en falso. 

Discutiendo con ellos aprendí que salvo que uno quiera hablar de la reina de Inglaterra y pasar vergüenza, lo mejor era abstenerme de hablar de política con ellos y dejar que me eduquen un poco. Ya que allá tienen una formación que les inculca una perspectiva muy abierta y un respeto insano para nosotros, que me hizo ver como un bestia, porque los abordé al tema como estamos acostumbrados en Argentina, con esas marchas de testaferros que nos enseñan acá y que no nos han llevado a ningún lado en más de sesenta años.

Allá son zurdos de verdad, no son como acá que pintan un Che Guevara con aerosol en las paredes sin saber si quiera qué consecuencias culturales, sociales y económicas importarían al país; no van a repetir ningún discurso como idiotas o a cantar ninguna canción. Cuando quieren saber algo leen un libro ¿Me entiende?

Voy a pasarte un enlace para que lo unas a Facebook y puedas comparar sus intereses con los de un chico argentino que vos elijas. Estoy seguro que enseguida vas a notar la diferencia porque hace que los políticos actuales, sean de izquierda o de derecha, liberales o conservadores, parezcan salidos de una escuelita sin pizarrón. Y capaz que te pasa como a mí y terminas aprendiendo algo por osmosis. 

Lo puedas apreciar como yo no, sigue siendo sorprendente la lectura que tienen. Esos chicos podrían ocupar fácilmente cualquier cargo político en Argentina, Estados Unidos, Canadá o Rusia. Alcanza con ver los exabruptos del señor Trump, el vocabulario del presidente Maduro, lo recio de Vladimir Putin o lo chabacano de nuestro ex ministro de economía para darse cuenta que estos chicos podrían reemplazar a cualquiera de ellos en cualquier momento y desempeñarse mucho mejor. Porque la clase política actual, no sólo en Argentina, sino a nivel internacional da lástima… Y te recuerdo que estoy hablando de chicos que apenas terminan la preparatoria. Después seguramente habrá otros menos iluminados pero la preparación la tienen, y las oportunidades no les faltan indiferentemente de sus opiniones políticas.

Pero bueno, en Canadá me encontré con realidades que desmentían por completo la pobre y sobrecargada de discursos orientación política que nos hacen tragar en este país. 

El mayor de estos dos, tendrá apenas veintitrés años, un chico que estudia artes con aspiraciones bastante bajas, trabaja seis meses haciendo economía de guerra y cuando llega el verano renuncia y se va de vacaciones a otro país. Para que te des cuenta cual es el poder adquisitivo que tiene un muchacho que hombrea bolsas en un super mercado, y se queja de que no le alcanza para comprarse un auto un el teléfono celular de alta gama. Pero indefectiblemente todos los años desde que estoy allá; llega el verano, agarra el bolso, pone el dedo en algún lugar del mapa, se sube a un avión y se va quince días de vacaciones.
    

48 minutos después:
El astrópata:- No sé si será para tanto.

Tieto:- A los políticos actuales no se los puede entrevistar, parece que le tienen pánico a los micrófonos. Andan escapándose y escondiéndose como ratas de la prensa, indiferentemente de si está de un lado o de otro. 

Y es que la sociedad y el sistema llegó a un grado de corrupción tal que prácticamente cualquier pregunta que les hagas es incómoda. Los políticos más listos que tenemos se dedican a desviarse del tema y evadir respuestas porque no tienen la formación, ni la capacidad, ni el vocabulario para ostentar los puestos que tienen. Son una vergüenza, y no solamente en este país, es así en todos lados.

0 comentarios:

Publicar un comentario