miércoles, 3 de febrero de 2016

Piden a Corea del Norte cancelar el anunciado lanzamiento de un cohete


Fuente: http://www.telam.com.ar, Euronews, RT, EFE


La comunidad internacional instó a la cancelación al considerarlo un ensayo de misiles encubierto. El país comunista notificó el martes su intención de lanzar, entre el 8 y el 25 de febrero, un satélite de observación aérea.

La seriedad del pedido tiene dos ejemplos concretos de aliados a Pyongyang: mientras Rusia dijo hoy estar "profundamente preocupada" por el anuncio, China reconoció que no puede hacer nada para evitarlo y recordó las prohibiciones existentes en la ONU

Por su parte, Estados Unidos, Corea del Sur y Japón destacaron que el lanzamiento violaría las resoluciones de la ONU y amenazaron con más sanciones.

El lanzamiento norcoreano "violaría numerosas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU al utilizar tecnología de misiles balísticos prohibidos", denunció el portavoz del Departamento de Estado de EEUU, John Kirby.

Washington "no tolerará la indiferencia de Corea del Norte a las resoluciones adoptadas en el Consejo de Seguridad", dijo Kirby, al instar a la comunidad internacional a tomar "medidas más duras" contra el régimen de Kim Jong-un, informó la agencia de noticias EFE.

El país comunista notificó ayer a la Organización Internacional de la Aviación Civil (OACI), la Organización Marítima Internacional (OMI) y a la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) su intención de lanzar, entre el 8 y el 25 de febrero, un satélite de observación aérea.

La vecina Corea del Sur, por su parte, aseguró que el Norte "pagará un elevado precio" si lanza el cohete y consideró el anuncio un "desafío" en un momento en que el Consejo de Seguridad estudia imponerle sanciones adicionales como respuesta a la cuarta
prueba atómica de Pyongyang del pasado 6 de enero.

Mientras la ONU aseguró que "vigila de cerca" la situación, el Gobierno de Japón también instó a Corea del Norte a cancelar sus planes y fue más allá: amenazó con derribar el satélite si es que Pyongyang cumple con su anuncio de ponerlo en órbita.

“Dimos instrucciones al Ejército para que derribe el cohete en caso de que este resulte ser una amenaza para el territorio nipón”, advirtió hoy el ministro de Defensa de japón, Gen Nakatani, según informó la agencia de noticias DPA.

China, tradicional aliado de Corea del Norte, expresó una "grave preocupación" y exigió al Gobierno de Kim actuar "con cautela", si bien reconoció que no puede hacer nada para evitar el inminente lanzamiento.

Rusia, por su parte, dijo hoy estar "profundamente preocupada" al asegurar que el anuncio "sobre el futuro lanzamiento de un cohete portador en Corea del Norte causa una profunda inquietud", según informó la Cancillería rusa.

También denunció que "al decidirse por una nueva violación de las exigencias del Consejo de Seguridad de la ONU, la parte norcoreana demuestra menosprecio por las normas universalmente aceptadas del derecho internacional".

"Instamos a Pyongyang a pensar dos veces a dónde lleva el abierto antagonismo de Corea del Norte con la comunidad internacional y sopesar de manera realista el costo de estos pasos miopes", destacó.

Paradójicamente, el anuncio oficial del próximo lanzamiento se produjo el mismo día en el que el negociador chino sobre el desarme nuclear de Corea del Norte, Wu Dawei, aterrizaba en Pyongyang para supuestamente reunirse con autoridades norcoreanas en una visita envuelta en un gran secretismo.

El último lanzamiento de este tipo tuvo lugar en diciembre de 2012, cuando Corea del Norte logró poner en órbita con éxito su cohete de largo alcance Unha-3 (Galaxia-3), el satélite de observación terrestre Kwangmyongsong-3 (Estrella Brillante-3) tras un primer intento fallido ocho meses antes.

En este caso se espera que el satélite sea similar al Kwangmyongsong-3, que logró entrar en órbita aunque no es funcional según expertos, mientras el cohete portador podría ser el Unha-9 u otra versión avanzada del Unha-3.

Mientras Pyongyang reivindica su uso pacífico del espacio, tanto Corea del Sur como Estados Unidos, Japón, China y la mayoría de la comunidad internacional denuncian que la tecnología de este tipo de cohetes es similar a la de los misiles balísticos
intercontinentales.

Así se espera que estos países recurran al Consejo de Seguridad de la ONU para aplicar nuevas sanciones al gobierno de Kim Jong-un por su reciente prueba nuclear y el lanzamiento del cohete en caso de que se produzca.

Teniendo en cuenta que el Consejo ya impone duras restricciones económicas y comerciales a Corea del Norte, los expertos creen que la posibilidad de ir un paso más allá para castigar al gobierno de Kim Jong-un depende de la voluntad de China.

Beijing, principal valedor de los Kim, ha apoyado las sanciones en el Consejo de Seguridad tras las pruebas nucleares y de misiles en los últimos años, aunque sus políticas hacia el país vecino se caracterizaron por la prudencia ante el temor a verse afectada por un eventual colapso del último feudo estalinista de Asia.





0 comentarios:

Publicar un comentario