viernes, 12 de febrero de 2016

Unos 49 muertos en “batalla campal” en cárcel de México


Fuente: http://www.abc.com.py
MONTERREY. Internos armados con palos y navajas protagonizaron la madrugada de este jueves el motín más mortal de los últimos años en México, en el que al menos 49 reos murieron y 12 resultaron heridos.  

Jaime Rodríguez, gobernador del estado de Nuevo León, explicó que el motín en la cárcel Topo Chico se desató debido a una disputa por el control del penal y fue dominado una hora y media más tarde.

El balance inicial fue de 52 muertos y 12 heridos, cinco de ellos de gravedad, pero Rodríguez revisó después la cifra mortal a 49 cuerpos “identificados físicamente”.

Decenas de familiares se apostaron desde la madrugada en el exterior del penal ubicado en una zona populosa de la tercera ciudad de México para reclamar a gritos información sobre los reos y lanzar piedras a custodios.

Cuando desplegaron la lista de los fallecidos identificados, algunas mujeres se desmayaron, sufrieron crisis nerviosas y al menos una tuvo que ser trasladada en ambulancia.

“¡No, no, no!”, se escuchaba gritar desde el tumulto que se amontonó a ver la lista.

El brutal motín, uno de los peores que se recuerda en México, se registró un día antes de que el papa Francisco inicie una visita de cinco días al país, durante la cual entrará en una cárcel en la fronteriza Ciudad Juárez (norte) , que por años fue considerada una de las más violentas de América Latina.
Sin embargo, el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales, dijo a Radio Fórmula que la prisión que visitará Francisco es una “excepción nacional” ya que el gobierno de Chihuahua ha consolidado un sistema penitenciario “ordenado y disciplinado” en los últimos años, lo que reducido incluso la incidencia delictiva.

Disputa por “control” del penal

Según el gobernador Rodríguez, la “batalla campal” se desató por una disputa entre los grupos liderados por Jorge Iván Hernández Cantú, alias ’El Credo’, y Juan Pedro Zaldívar Farías, alias ’El Z-27’, miembros del sanguinario cártel Los Zetas.

El “Z-27” llegó a la cárcel de Topo Chico hace apenas dos meses trasladado de una prisión federal de Tamaulipas (noreste) y aparentemente quiso arrebatar el “control” del penal a ’El Credo’.

En el enfrentamiento, varios reos prendieron fuego a las bodegas de víveres y usaron “armas punzocortantes, bates y palos”, dijo Rodríguez.

Sin embargo, el gobernador dijo que uno de los cuerpos presentaba un impacto de bala supuestamente porque uno de los custodios accionó su arma para defender a un grupo de mujeres que estaban en la cárcel.
Milenio Televisión transmitió imágenes supuestamente captadas por vecinos del barrio donde se encuentra Topo Chico, en las que se observa a un grupo de unos 15 individuos arrastrando a un hombre y golpeándolo con bates en el patio de la prisión. En poco tiempo, decenas de reclusos comenzaron a salir al patio, algunos corriendo, sin que nadie aparentemente los detuviera.

Rodríguez, desde octubre el primer gobernador independiente en México, destacó que éste es el penal más viejo de Nuevo León y padece una sobrepoblación “de casi el 100%”.

En total, la cárcel alberga a unos 3.800 reos y tiene 100 custodios.

El gobernador destacó que Topo Chico “es un penal que tiene un control muy complicado (...), son herencias de muchos años (producto) de una desatención muy fuerte del sistema penitenciario”.
Unos 40 reos fueron trasladados a otro estado, mientras que efectivos del Ejército, la Marina Armada y la Policía federal custodiaban la zona.

Crisis en el sistema carcelario

Las escenas de desmayos y crisis nerviosas se multiplcaron a lo largo del día entre familiares que esperaban fuera del penal, al que ingresaron a cuentagotas.

“¿Por qué? ¿Por qué? Pinches perros, ¿por qué?” , gritaba una señora que salía desmoronada de la prisión mientras sus familiares la abrazaban.

Dolores, una mujer de 35 años que fue con su madre y sus hermanas a ver a su hermano preso, describía el ambiente terrorífico que vio dentro del penal: “Se ve todo bien quemado, puras cenizas y huele como cuando queman al marrano”.

“De las 389 cárceles a nivel nacional, en más del 70% tenemos hacinamiento, condiciones de ingobernabilidad, de saturación. Hay excepciones, como Chihuahua”, comentó el comisionado Sales.
En febrero de 2012, 44 presos murieron y otros 30 escaparon de la cárcel de Apodaca, también en Nuevo León.

El sistema penitenciario mexicano quedó también en entredicho tras la fuga en julio pasado del ahora recapturado narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán.

A raíz de esa fuga, el presidente Enrique Peña Nieto -quien ofreció sus condolencias por los “trágicos hechos” a través de Twitter- se comprometió a reformar el sistema carcelario aunque expertos creen que su promesa quedó en entredicho.

0 comentarios:

Publicar un comentario