domingo, 24 de abril de 2016

Una actitud que resulta intolerable


Fuente: http://diariohoy.net


Hasta qué punto se puede tolerar que una gobernadora y todos sus ministros se recluyan, en un día laborable, en un hotel exclusivo para hacer un retiro espiritual? Realmente cuesta encontrar una explicación que justifique semejante dislate, en momentos en que los bonaerenses están padeciendo las consecuencias de una provincia que se cae a pedazos.

Al mismo momento en que Vidal y sus colaboradores se instalaban en el Howard Johnson, los profesionales de la Salud de la Provincia realizaban su tercer día de paro ante los magros salarios y la situación de colapso en la que se encuentran los hospitales públicos en terreno provincial. A su vez, miles de agentes estatales están esperando que la gobernadora acate lo ordenado por la Justicia y abra la discusión salarial, en momentos en que la inflación ya pulverizó el mísero aumento otorgado y, cada día, más personas se suman a las filas de la pobreza.

Eso no es todo. Anoche, mientras el ministro de Seguridad Cristian Ritondo disfrutaba de un hotel con sala de masajes y pileta climatizada, en Berisso asesinaban salvajemente a una abuela de 82 años durante un robo. Ante semejante panorama social, ¿era necesario semejante muestra de frivolidad por parte del gobierno bonaerense?, ¿Qué soluciones a los problemas de la ciudadanía se pueden encontrar pasando un fin de semana en un hotel de lujo?

Ante semejante disparate, toda explicación que pueda dar la provincia sobre como utiliza los fondos públicos carece de validez. ¿Cómo se explica que la provincia pague un retiro espiritual y destine sólo $12 por cada chico que concurre a los comedores escolares?

Vidal hace tan solo 4 meses que es gobernadora. ¿Qué pasaría si cualquier persona que comienza un nuevo trabajo, decide a los 120 días -unilateralmente- tomarse el día para recluirse en un hotel a meditar? Seguramente no tardaría en ser sancionado por su empleador. En ese sentido, la gobernadora debería saber que tanto ella, como todos sus funcionarios, son empleados de los habitantes de la provincia.

A su vez, resulta lamentablemente la actitud del gobierno provincial de no querer brindar explicaciones acerca del “retiro espiritual”. Evitaron, por todos los medios posibles, que los habitantes de la provincia supieran en que hotel estaban alojados, como así también cuánto dinero salió de las arcas del Estado –que se nutre de los impuestos que pagamos todos los ciudadanos- para afrontar este gasto absolutamente superfluo   En definitiva, el gobierno bonaerense está demostrando  que, con su accionar, combina aspectos deplorables del kirchnerismo –como el ocultamiento de la información- y la frivolidad de la peor época menemista.

0 comentarios:

Publicar un comentario