sábado, 28 de mayo de 2016

El que fugó ayer ya puede volver sin culpas


Fuente: http://www.pagina12.com.ar
El presidente Mauricio Macri convocó a quienes fugaron “miles de millones de dólares porque no confiaron en el Estado”, a que retornen al país. Justificó el perdón asegurando que los fondos serán para “una reparación histórica de la deuda con los jubilados”.

El gobierno nacional enviará la semana próxima al Congreso el proyecto de blanqueo fiscal, con el cual busca la exteriorización de los activos ocultos fuera del país y no declarados por residentes argentinos. Al mismo tiempo, presentará el denominado “Proyecto de Reparación Histórica para Jubilados y Pensionados”, que incluye la liquidación de la deuda del sistema previsional con los jubilados por diferencias de haberes, tanto con quienes hayan iniciado juicio, con sentencia definitiva o no, como para quienes no los hayan iniciado. Además, se creará una Pensión Universal para el Adulto Mayor, para todo aquel mayor a 65 años que no haya podido completar sus aportes obligatorios. “Para poder pagar las deudas con los jubilados, queremos cobrarle un impuesto a los que más tienen y que han evadido impuestos en los últimos años”, señaló el presidente Mauricio Macri al hacer la presentación de la propuesta en un centro de jubilados, ayer por la mañana, en el barrio porteño de San Cristóbal. “Hay miles de millones de dólares de argentinos que están en el exterior, que se los llevaron porque no confiaron en el Estado”, enfatizó el presidente ante un centenar de jubilados. Esta semana, se conoció su declaración jurada, según la cual mantiene en el exterior depósitos en cuenta por un valor equivalente a 18 millones de pesos. Anteriormente, se había revelado la existencia de firmas registradas en paraísos fiscales a su nombre o en las que figura con alto cargo. Ayer, Macri no mencionó si él también repatriará esos activos, si es que ha recuperado la confianza en el Estado.

El costo fiscal para el contribuyente sería del 10 por ciento sobre los fondos ocultos que se declaren este año y del 15 por ciento si la exteriorización se hiciera en 2017. Por las propiedades en el exterior no declaradas, se tributará una alícuota del 5 por ciento al ser blanqueada la titularidad. Este detalle se conoce sólo a través de trascendidos ya que ayer no hubo menciones al respecto ni se dio a conocer el texto del proyecto que se enviará al Congreso.

“El blanqueo va a ser para todos, y todos los funcionarios del gobierno nacional que quieran aprovechar esta oportunidad tendrán que explicar a la sociedad cómo se multiplicó su patrimonio”, dijo el ministro Alfonso Prat Gay cuando lo consultaron acerca de al menos media docena de funcionarios de Cambiemos que aparecen mencionados en los Panama Papers.

La intención de vincular al blanqueo con la necesidad de financiar el pago a los jubilados, que se estima que beneficiará al 30 por ciento que ya perciben los más altos haberes, fue interpretado como una forma de obligar al Congreso a votar en conjunto ambos proyectos pese al cuestionable perdón fiscal a aquellos que fugaron divisas principalmente en los últimos años.

El ministro de Hacienda dijo que el Gobierno ya tiene “los fondos para empezar a pagar” a los jubilados, a los que se van a sumar “los ingresos del ejercicio de exteriorización fiscal que van a ir directo a la Anses y vamos a empezar a hacer los pagos, así que no hay de momento intención de salir a vender acciones” de empresas privadas que tiene en su poder la Anses en el Fondo de Garantía de Sustentabilidad. Prat Gay advirtió que los argentinos que tienen fondos no declarados en el exterior no podrán seguir ocultándolo, debido a que a partir del 2017, por acuerdos internacionales, el país va a comenzar a tener “información de 48 países, muchos de los cuales eran paraísos fiscales”.

No obstante lo señalado por Prat Gay en cuanto a que no está previsto vender las acciones del Fondo de Garantía, el director de la Anses, Emilio Basavilbaso, sugirió que se introduciría una “flexibilización” en el manejo de esos activos, permitiendo que el organismo pueda desprenderse de esas participaciones “cuando se haya normalizado la situación”. “Representando a los jubilados, somos un mal inversor si cae una acción y no la podemos vender”, se justificó.

Basavilbaso estimó que el costo fiscal del pago de los retroactivos ascenderá a 75 mil millones de pesos por año. “Es un gran esfuerzo del Estado, y para hacer frente a la erogación se van a usar las utilidades del Fondo de Garantía”, indicó además. “Con los recursos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) no es necesario salir a vender las acciones”, había remarcado Prat Gay. “Tenemos los fondos para empezar a pagar, vamos a tener los ingresos del ejercicio de exteriorización fiscal que van a ir directo a la Anses y vamos a empezar a hacer los pagos, así que no hay de momento intención de salir a vender acciones”, enfatizó el titular del Palacio de Hacienda.

Prat Gay se vio obligado a dar una explicación acerca de por qué tanto él como el resto de los dirigentes del frente Cambiemos se habían opuesto, sistemáticamente, a las propuestas de blanqueo del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Incluso en oportunidad del lanzamiento del régimen de exteriorización durante la gestión de Hernán Lorenzino al frente del Palacio de Hacienda, se acusó al gobierno de favorecer el ingreso de dinero del narcotráfico y otros delitos flagrantes. Ayer, haciendo una referencia general a anteriores blanqueos, el ministro aseguró que “este caso es muy diferente por muchas razones”, y optó por comparar la iniciativa local con la implementada por Chile hace dos años, que impuso un pago de 8 por ciento a quienes repatriaran capitales.

“La Argentina, por muchos acuerdos internacionales, va a tener información de 48 países, muchos de los cuales eran paraísos fiscales, lo cual va a hacer difícil para muchos esconder esa plata”, advirtió el titular del Palacio de Hacienda. Añadió luego que “ofrecemos esta última oportunidad porque a partir de enero el gobierno va a tener todos los instrumentos que nunca tuvo de preguntar dónde está ese dinero. Vamos a ir pidiendo a los que están fuera del circuito y después de enero vamos a ir a buscarlos”, alertó.

Sobre el monto que se espera reingresar, Prat-Gay dijo que “no tenemos ninguna estimación, hay muchos números dando vuelta, pero no podemos calcular la plata escondida. Somos optimistas y queremos trazar la línea y empezar de nuevo a partir del año que viene, pero nuestra expectativa es que va a ser grande, no tanto como andan diciendo los diarios (hubo versiones que hablaban de 60 mil millones de dólares, a partir de fuentes del propio gobierno), creemos que va a ser algo menor”, consideró. Ayer, las mismas fuentes oficiales trataban de bajar la expectativa de exteriorización a 20 mil millones de dólares.

Al ser consultados sobre los miembros del gobierno nacional y el de la Ciudad involucrados en las revelaciones de los Panama Papers, donde por los menos media docena de funcionarios aparecen con empresas radicadas en paraísos fiscales, Prat Gay sostuvo que el blanqueo “va a ser para todos, y todos los funcionarios del gobierno nacional que quieran aprovechar esta oportunidad tendrán que explicar a la sociedad cómo se multiplicó su patrimonio”. Para el ministro, el proyecto “permite ordenar el desorden anterior”, y reiteró que si no se tomaban las medidas económicas que se tomaron en los últimos meses “volcábamos, nos convertíamos en Venezuela”.

0 comentarios:

Publicar un comentario