viernes, 13 de mayo de 2016

Matan al líder militar de Hezbollah en un supuesto ataque aéreo israelí en Siria


Fuente: http://www.telam.com.ar, EFE
Hezbollah explicó que Mustafa Badredin, cuyo nombre de guerra era "Zu al Fiqar", fue muerto en una "fuerte explosión dirigida contra una de nuestras sedes, localizada cerca del aeropuerto internacional de Damasco, que causó además varios heridos".

El líder militar del grupo chiita libanés Hezbollah y jefe de sus operaciones en Siria fue asesinado en un supuesto ataque aéreo israelí en territorio sirio, informó la milicia en un comunicado.

Hezbollah explicó que Mustafa Badredin, cuyo nombre de guerra era "Zu al Fiqar", fue muerto en una "fuerte explosión dirigida contra una de nuestras sedes, localizada cerca del aeropuerto internacional de Damasco, que causó además varios heridos".

De acuerdo a lo que trascendió en un primer momento, la explosión fue provocada por un ataque de la aviación israelí, pero el grupo chiita no especificó el origen de la explosión. Sin embargo, la aviación israelí bombardeó en anteriores ocasiones objetivos de Hezbollah en territorio sirio, donde en 2008 abatió supuestamente al predecesor y cuñado de Badredín, Imad Mugniye.

Frente a estas versiones y con su habitual política de ambigüedad sobre todo lo relacionado con el conflicto en Siria, el gobierno y el Ejército de Israel no confirmó ni desmentido estas informaciones, pero analistas locales sugirieron que su país podría no ser el responsable del ataque en esta ocasión.

En los últimos años, Israel reconoció haber atacado blancos de Hizbulá en Siria, en concreto convoyes de armas avanzadas que se dirigían al Líbano o mandos que actuaban en la fronteriza meseta del Golán, como objetivos que consideró una amenaza a su seguridad.

El grupo chiita dijo en su comunicado que está investigando quién está detrás de la muerte del "gran líder yihadista" que participó en la mayor parte de las "operaciones de la resistencia islámica desde 1982", consignó la agencia de noticias EFE.

Nacido en 1961, Badredín fue entrenado por el movimiento palestino Al Fatah y resultó herido en combates con las tropas israelíes al sur de Beirut para impedir la entrada de las mismas en la ciudad en 1982, según una esquela del líder publicada por la televisión Al Manar, portavoz de Hezbollah.

En 1983 fue condenado a muerte en Kuwait por su presunto papel en un atentado extremista, pero en 1990 consiguió escapar de la cárcel después de que las tropas del dictador iraquí, Saddam Hussein, invadieran el pequeño país vecino.

Seguidamente, regresó al Líbano y se integró en la cúpula de Hezbollah, que desempeñó un papel fundamental en la resistencia frente a la presencia de tropas israelíes en el sur del país árabe, hasta su retirada en el año 2000.



El Tribunal Especial para el Líbano (TEL) -una corte especial creada para juzgar el asesinato del ex primer ministro libanés Rafik Hariri en un atentado con coche bomba en Beirut en 2005- vinculó a Badredín y a otros miembros de Hezbollah con la muerte del político sunnita.

Además, el líder militar de la milicia chiita estaba desde 2008 en el punto de mira de Estados Unidos, que le impuso sanciones económicas el pasado mes de abril, al igual que a unas 1.000 personas y entidades vinculadas con Hezbollah, considerado grupo terrorista por Washington.

Arabia Saudita incluyó a Badredín en su lista de terroristas el año pasado, junto a otros dirigentes del grupo chiita acusados de "desestabilizar la región" con su intervención en la contienda siria, en la cual Riad apoya a los oponentes del régimen de Al Assad.

El movimiento tiene fuertes vínculos con el gobierno del presidente sirio, Bashar al Assad, quien pertenece a la rama chiita del alauismo, y actualmente participa en el conflicto sirio en el bando gubernamental, especialmente protegiendo los lugares santos del chiismo de los grupos extremistas.

El funeral de Badredín tuvo lugar esta tarde en el barrio de Gubeiri, bastión chiita en el sur de Beirut, donde miles de personas marcharon por las calles portando la insignia amarilla del grupo, al son de cánticos religiosos y alabanzas al líder abatido.

Su féretro, cubierto también con la bandera de Hezbollah, fue llevado a hombros por milicianos del grupo vestidos con el uniforme militar y enterrado en un mausoleo junto a Mugniye.

El secretario general del movimiento, el jeque Naim Kassem, pronunció un discurso en la ceremonia funeraria y prometió que "en las próximas horas" se anunciará quién está detrás del asesinato de Badredín en Siria.

0 comentarios:

Publicar un comentario