sábado, 11 de junio de 2016

RDM




RDM
15 horas y 31 minutos después:
El astrópata:- A veces no entiendo si la gente es necia, ciega o solamente estúpida… No los entiendo.

No es por defender el gobierno actual, porque dios me libre de defender a un político, y además yo no pongo las manos en el fuego por nadie. Pero las críticas que hace la gente son tan inadecuadas, y los argumentos están tan equivocados. Lo único que dejan al descubierto estas pésimas críticas que veo en la tele y leo en los diarios es la falta de información sobre cómo funcionan los países, la economía, los gobiernos y en general el mundo.

Yo me acuerdo que cuando nos tocó ponernos en plan opositor del kirchnerísmo, y criticamos, siempre tratamos de evitar la crítica directa hacia las medidas tomadas por el ex ministro de economía, porque sabíamos que el ministro de economía en realidad tiene menos control sobre la economía del país que un verdulero. Y me parece que es eso lo que la gente no entiende, que las medidas que se toman son en realidad contramedidas para una situación financiera insostenible, una consecuencia de un sistema de capitales fallido, y que en definitiva los gobiernos no tienen el control sobre eso sino los grandes bancos, las grandes corporaciones y las industrias.

Ojo, a ver si todavía se confunden y me creen un comunista pirado o un marxista idiota, que no es el caso. El caso es que la gente critica los gobiernos como si estos tuviesen el control de la vida económica del país cuando no es así, no funciona de esa manera, por eso no hay ningún país que realmente gane o cierre sus cuentas en números positivos a fin de año… Todos pierden, todos adquieren más deuda, y a todos les va mal, a unos más mal que a otros pero mal.

Estoy cansado de leer o de escuchar ¨no, porque así se puede…¨ discúlpenme pero no se puede, hace más de cien años que no se puede nada con un sistema financiero que funciona para unos pocos. Lo único que han podido hacer durante los últimos cien años es paliar la situación y patear la pelota para adelante creyendo que algún día ocurrirá un milagro y todo se resolverá por arte de magia. Y discúlpenme pero eso me parece algo bastante estúpido.

Tanta falta de información me lleva a hacerme preguntas como por ejemplo: ¨¿Cuándo van a empezar a protestar para que se haga un cambio en el sistema financiero?¨

¿No se dan cuenta que no importa qué gobierno tengan? Y lo digo por críticas como esta que se pueden leer acá: Juanita Viale criticó al Gobierno de Mauricio Macri y dijo "todo aumentó, está durísimo. A todos los argentinos nos golpeó” Nadie se dio cuenta y agregó: “Gobernar un país no es para estar probando" ¿No me digas? Con el coeficiente intelectual de esta mina estamos salvados (Fue puro sarcasmo no se ilusionen).

No sé por qué pero de pronto se me ocurre que es porque los bancos internacionales no son fondos de emergencia, y no están para ayudar a la gente. Y yo que pensaba que era porque no había un control equitativo y asistencial de los mercados. Pero bueno, habrá que darle algo de crédito a esta prodigio argentina de la economía global (chiste).

No los culpo por pensar así, los entiendo, pero no me contento con entenderlos. Porque me doy cuenta que hay industrias que apuntan solamente a los países más desarrollados y cada vez la brecha educativa es mayor, y que es por eso que no son capaces pensar en una construcción de palabras que culmine en una crítica constructiva con un contenido más o menos plausible.

Discrepo de los que proponen una distribución equitativa de los valores porque entiendo la mala distribución del producto industrializado, la ambición autodestrucctiva de las corporaciones y su estrecha relación con la educación.

El pulso de la economía a nivel internacional no es impuesto dictatorialmente por un gobierno o el dirigente de algún gobierno. La especulación, que suele tener base en el conocimiento, es un factor determinante a la hora de establecer dónde y cuándo se invertirán los capitales. Ergo bajo este sistema financiero y de mercados la distribución de capitales siempre será desigual considerando la tendencia del momento.

La burla o trampa a esas reglas se puede ver claramente en las guerras, donde un grupo de intereses de uno o más países se apropia de los bienes, tierras y/o recursos de otros, evitando así el intercambio comercial y poniendo el carácter especulativo de los mercados a su favor, porque robar es más económico que trabajar.

Por eso no funciona este sistema… Despojo; continuo y alarmante, vergonzoso, infantil, inhumano, bochornoso, genocida y ante todo violento.

A veces me imagino cosas, como por ejemplo estar en los zapatos de un primer ministro cuya nación fue vendida a los bancos y capitales hace más de un siglo. Y estar entre la espada y la pared, saber que el trabajo de uno es defender esos intereses y que al mismo tiempo el pueblo vive engañado, porque la educación ya no le pertenece al estado ni al pueblo, porque la tierra ya no les pertenece, porque sus vidas ya no les pertenecen… Y saber que todos los años las madres de ese país deben dejar ir a sus hijos a la guerra a conquistar otro por el bien de ese sistema que en realidad les quitó todo, pero los mantiene conformes, cómodos… Entonces, si yo estuviese en esos zapatos ¿Qué haría? ¿Cómo me libraría de mis opresores? No podría pedirles a otros que vengan a invadir mi país porque todos pensarían que les estoy traicionando, de modo que trataría de ser lo más pedante posible, amenazaría, insultaría a todos para que todos se pongan en mi contra, rezando para que en el algún momento se cansen de mis agresiones y vengan a libertarme.

0 comentarios:

Publicar un comentario