domingo, 7 de agosto de 2016

RDM




RDM
1 hora y 50 minutos después:
Dementia:- Lo único que dicen en los diarios es que amenazaron un hotel donde estaba Hebe de Bonafini y también una vivienda de Macri.

¿Estará tan grave la situación?

Medea:- No sé si sea como lo ponen en algunos medios opositores o pro K, pero sí está cada vez más difícil la cosa. Ahora van a subir los peajes en Buenos Aires – La plata.

Lo que veo es que muchas cosas que pasan son aprietes para la gente que vive en Buenos Aires. Como eso de que no hay gas, resulta que en todas las provincias hay gas pero en Buenos Aires que es la capital y que tiene un tercio de la población del país de pronto no hay. Entiendo que la gente se queje por los aumentos y por la falta, pero me parece que deberían reconocer que los están extorsionando para que cambien su voto.

Son presiones y palos en la rueda que le ponen al gobierno para tirarlo.

La otra vez dijeron que habría una marcha en contra de la visita de Peña Nieto, y después de que salió en todos los diarios resultó que solamente el partido obrero fue a esa protesta y no eran más de cincuenta personas, sino es que la mitad. Era una exageración.

Lo curioso es que vino John Kerry a la Argentina, un tipo que fue el encargado de sobornar al estado de Crimea para que cambie de gobierno, después que saquearan las arcas de los bancos y que llevó cien millones a ese país en calidad de soborno, y contra ese no dijeron nada. Eso te dice lo farsantes que son realmente.

Dementia:- También salió Cristina hablando por tv. Y dijo algo de bastones largos pero no le presté atención.

Príncipe Ali:- Jajajaja. Yo creo que si junto a todas las personas de este país y les pido que levanten la mano a los que tienen más de cincuenta millones, la única que levanta la mano es ella y Lázaro Báez.

Con ese comentario se enterró sola.

Medea:- También hubo una especie de reunión de la CGT. Y es bueno que la oposición empiece a crear un plan de gobierno y se reagrupe, pero estuve leyendo comentarios en las redes sociales y no les son favorables.

Como sea, nada de todo eso nos debe preocupar porque no afecta los intereses del señor Master.

Príncipe Ali:- Hablando de eso ¿Saben algo de Master? Yo estuve tratando de ver si me conectaba arriba para mandarles un mensaje y no pude.

Medea:- No. Ayer tuve que borrar su rastro de Facebook porque le dio like a dos publicaciones.

Eso es todo lo que sé.

13 horas y 26 minutos después:
Dementia:- Ahí parece que ya prohibieron pokémon go en algunos países. Pero miren qué países lo prohibieron.

Arabia Saudita, un país islámico muy conservador. Le sigue China, un país comunista disfrazado de socialista. También India, otro país sumido en la pobreza y la ignorancia. Y ni hablar de indonesia, Tailandia, Egipto o los enfermos mentales de Israel que viven en guerra.

¿Será para tanto?

Medea:- Yo ya dije lo que opinaba cuando Maduro salió criticando ese juego. Y me parece que hay cosas más graves.

Príncipe Ali:- Toda censura me parece monstruosa. Estoy de acuerdo con que haya regulaciones, pero prohibir o censurar me parece algo de brutos.

Tampoco hay que tomarlo como que es algo que solamente ocurre en países pobres o de izquierda. En Estados Unidos se censuró Pokémon muchas veces, entre una enorme cantidad de obras de arte, libros y otros dibujos animados o juegos.

Mi opinión es que la censura es un reflejo de la incapacidad de algunos para tolerar a otros. Es algo infantil, es egoísta, algo que dice: ¨lo prohíbo porque a mí no me gusta y no quiero vos lo veas ¨

Medea:- El tema es que prohibir en los juegos es algo contraproducente. Yo me acuerdo que cuando era chica prohibieron un juego que se llamaba carmageddon, y que cuando nos enteramos de eso fuimos directo a comprarlo para ver cómo era.

Me acuerdo que en ese juego había que atropellar gente con un auto y que le habían cambiado la sangre y la historia para que sean zombis en lugar de personas. Y por supuesto que fuimos a comprar el que tenía la sangre para verlo. Así que no sé si es tan buena idea prohibirlo, es como hacerle propaganda gratis.

11 minutos después:
Dementia:- Bueno, en Estados Unidos y en China o Rusia tienen cada payasada que no se puede creer. De China ya lo sabemos, tienen una corrupción monstruosa, pero en Estados Unidos pasa mucho por la estupidez de la gente.

No permiten hacer esto porque afecta la sensibilidad de la gente, no se puede decir lo otro porque les molesta a los judíos, no se puede decir aquello porque los italoamericanos se pueden ofender. Y todo así, hasta el punto que a veces un cineasta se ve obligado a poner un actor de color donde quizá ni hacía falta, o ponen a un actor blanco para interpretar un papel que quizá lo haría mejor uno de color. Y eso destruye las obras de arte que son las películas, porque no se puede dejar conforme a todo el mundo.

1 minuto después:
Medea:- Cuidadito que no se te ofenda un judío, porque en seguida sale en todos los medios internacionales.

Habría que hacer una película transgresora donde se ofenda a todo el mundo apropósito. Ya estoy podrida de tanta sensibilidad, quiero ver una película donde Hitler sea el bueno y se la pasen pegándole a negros, latinos, chinos, rusos, judíos y musulmanes. Para que todos salgan ofendidos del cine a protestar a la calle para que prohíban la película.

Eso hay que hacer, para que la gente aprenda a no ser tan imbécil.

Es más, ya me imagino la trama. Hitler se escapa del bunker dejando el cuerpo de un doble y se compra una escalera para subirse a la meca y defecar encima. Luego mata algunos judíos, latinos, blancos e italianos, chinos y rusos, se caga en la bandera norteamericana y la rusa, prende fuego la bandera inglesa, se sube a una máquina del tiempo y aparece en corea del norte donde ayuda a los norteamericanos a torturar coreanos. Y finalmente viaja en el tiempo en su máquina con forma de campana nazi para enseñarle a Einstein a hacer la bomba atómica mientras se caga en la bandera de irán, de arabia saudita y Turquía. Finalmente se mete un crucifijo por el culo y se masturba vestido de mujer.

Que queden todos bien ofendidos y que vayan a reclamarle a magoya. Ya se me ocurrió un título para la película ¨andá a reclamarle a Magoya¨.

Dementia:- Jajajajaja

Príncipe Ali:- Jajajajaja

Medea:- ¿Saben cómo terminaría la película?

Príncipe Ali:- Jajajajaja no Jajajajajaja.

Medea:- Con un negro cantando rap mientras tiene sexo con una mujer blanca asiática rubia. Porque si hay algo que les molesta a los racistas son los negros raperos y las parejas interraciales, más que nada a los racistas orientales.

2 horas y 21 minutos después:
Príncipe Ali:- Jajajaja. Todavía me estoy riendo por eso.

Medea:- Estoy tan podrida de ver a los que se quejan de cualquier pelotudez.

Dementia:- Faltaría que le pegue a un animal y cortar un árbol, así se van a molestar los proteccionistas del medio ambiente y de los animales.

1 hora y 18 minutos después:
Medea:- ¿Sabes qué pasa? Que nosotros vivimos en lugares tranquilos donde nunca pasa nada, pero esa gente que vive en capital, que se tienen que tomar tres subtes para llegar al trabajo y pasan así años de sus vidas, se recienten con los demás. Por eso son tan maleducados, todo el tiempo están enloquecidos por la violencia, y todo eso. Debe ser horrible vivir así en esa concentración de gente que se mueve a un ritmo esquizofrénico, continuamente pendiente de cualquier peligro por la inseguridad y todas esas cosas.

Esas personas viven sofocadas por la ciudad, sin capacidad de ahorro, completamente acelerados y con miedo. Entonces les quitan algo, sin luz unos días y es como que estallan, porque están re podridos de tanta basura.

Todavía no entiendo cómo hacen para criar a sus hijos ahí. No hay manera de que un chico pueda tener un desarrollo sano en esa ciudad, no tienen una niñez saludable.

Ya es hora de que se empiece a buscar una solución para las grandes concentraciones de personas. Esa contracción de la sociedad, hacinada en una ciudad, enloquece a cualquiera.

49 minutos después:
Dementia:- Bueno, vamos apagando el sistema. Vamos a dormir un rato.

Los espero mañana a las cuatro de la mañana.

Príncipe Ali:- Yo me quedo a hacer la guardia. Cualquier cosa te aviso.

Dementia:- Gracias.

Medea:- Menos mal, ya no daba más. Hace como ocho horas que ya no daba más.

Estuvimos casi cuarenta horas seguidas.

Dementia:- No apagues entonces.

Príncipe Ali:- Dale. Vayan a dormir. Me quedo hasta donde pueda y cualquier cosa apago. Pero mañana duermo yo si me la aguanto hasta las cuatro.

0 comentarios:

Publicar un comentario