miércoles, 14 de diciembre de 2016

CDV 42




CDV
21 horas y 46 minutos:
Ciberpunk:- No sabes lo que descubrí.

21 horas y 47 minutos:
Killer Queen:- Hola.

Ciberpunk:- Hola.

21 horas y 48 minutos:
Menelcar:- ¿Qué?

Ciberpunk:- Que ahora hacen unas super muñecas inflables garchables. Pero no son como las muñecas inflables convencionales, son como de silicona y todo eso, y son recontra reales. Quince mil pesos, no es nada, y tenes una mina para garchar que no te taladra la cabeza con boludeces y que no se le da por hablar.

Menelcar:- Que buen regalo sería para el que tiene un hijo.

Ciberpunk:- ¿Qué?

Menelcar:- Que me hubiese gustado que mis padres me regalen una muñeca garchadora cuando tenía trece o catorce años. Habría sido genial. Yo era de esos que se la pasaba en el baño haciéndose la paja.

Ciberpunk:- Que para chicos ni que mierda. Yo me compro la muñeca esa y estoy listo. Que se vayan a cagar las minas, tanta vuelta para coger un poco. De última si consigo novia la meto en un placard y a la mierda.

Killer Queen:- Jajajaja.

Menelcar:- Jajajaja.

Ciberpunk:- ¿Qué? Es mejor que irse de putas y contagiarse un SIDA o algo raro. Espera que tenga plata y me compro una de esas.

Killer Queen:- Jajajajaja. Que bajo que caíste.

Ciberpunk:- Así está la cosa viste.

Menelcar:- A mí me pasa algo parecido. La soledad es terrible.

Ciberpunk:- Que tanto complicarse la vida.

Killer Queen:- Es que no te imagino garchandote un maniquí boludo Jajajaja.

Ciberpunk:- Pero está re buena.

Killer Queen:- No, déjate de joder y salí un fin de semana ahí vas a conocer chicas.

Ciberpunk:- Ya intenté… Pero las minas no me dan mucha bola.

Killer Queen:- Es que vos te encerrás.

Ciberpunk:- Tengo cuidado, la calle está jodida, no es chiste. Y además no tengo plata como para salir. Pero me puedo ahorrar unos mangos un tiempo y comprarme una sex doll. Además me gusta como suena, sex doll.

Si alguien me pregunta le digo, tengo una sex doll. Suena como que estuve re canchero, por lo menos con todos los que tuvieron hijos y están cagados con la plata.

22 horas y 1 minuto:
Menelcar:- A mí me daría cosa.

Ciberpunk:- A mí no, mira esto:














Menelcar:- A la mierda, pero es como de verdad.

22 horas y 5 minutos:
Ciberpunk:-Que no, yo me junto unos mangos y me compro una de esas y a la mierda. Si total no le importa a nadie. Ya fue.

22 horas y 20 minutos:
Killer Queen:- La verdad es que contra el cuerpo de esa muñeca no puedo competir, pero igual, debe ser espantoso tener una muñeca enorme en tu casa, tiesa ahí, horrible.

Además déjate de joder, no seas degenerado. No podes.

Ciberpunk:- Sabes lo caro que sale una novia? Tenes que llevarla al cine, sacarla a pasear, invertir tiempo, aguantarle las mil boludeces, encima por ahí puede quedar preñada y te empiezan a presionar para que te cases, y después de eso se pone vieja y la queres dejar, pero te la tenes que aguantar aunque ya no la quieras porque tenes hijos y cuando finalmente la dejas pasaron años y se lleva la mitad de lo que tengas. Al final se lleva años de tu vida y la mitad de tu capital ¿Y qué te deja? El lomo arqueado de laburar, una patada en el culo y la cuenta de la manutención.

22 horas y 24 minutos:
Menelcar:- Y los cuernos. Por eso yo le esquivo tanto.

Ciberpunk:- Sí, eso encima, los cuernos.

Killer Queen:- Que jodido que sos.

Ciberpunk:- No, si esa muñeca es un negoción ¿Sabes toda la guita que me ahorro?

Menelcar:- Está económica.

Ciberpunk:- Ma vale.

Menelcar:- Casi que veo una oportunidad de negocios ahí. Se podría poner un prostíbulo con esas muñecas y poner alguien para limpiarlas y desinfectarlas tras cada uso.

Ciberpunk:- Seguramente. Con esas cosas se van a terminar los puteríos. Ya le robaron el negocio a las putas.

23 horas:
Killer Queen:- Yo tuve un sueño extraño durante tres noches seguidas. Muy vivido.

Menelcar:- Cuenta.

Killer Queen:- Soñé que estaba en el cuerpo de un administrativo que trabajaba en una especie de fábrica nuclear o peligrosa. No era un hombre muy querido, todo el mundo lo criticaba por su trabajo y un jefe le gritaba. Podía ver al jefe gritarme y decirme que era un idiota y cosas así.

Después aparecía afuera de la fábrica, que tenía dos chimeneas muy altas, y podía ver la chimenea más alta caerse. Veía carteles de advertencia de varios tipos, de ahí deduzco que era una fábrica peligrosa. En eso que estoy ahí después de ver colapsar la chimenea gigante, me llaman por celular y el jefe me dice que vaya hasta un lugar dentro de la fábrica y apriete un botón, porque si no lo hago todo va a explotar como una bomba nuclear. Entonces entro en la fábrica, camino por un corredor descendente con puertas blindadas, con mucho miedo, y escuchando las críticas y los insultos de los demás, aprieto el botón y eso. Pero todo explota igual.

Ciberpunk:- Tenes que jugarle.

23 horas y 12 minutos:
Killer Queen:- Ya le voy a jugar.

Che ¿Qué problema tenes con las mujeres que hablamos mucho?

Ciberpunk:- No sé, es medio como pesado ¿Nunca viste? Hay minas que tienen algo así como el síndrome de Cristina Kirchner y hablan todo el tiempo, ¨Yo, yo, yo¨ No se callan nunca. Y es muy irritante, te dan ganas de decirle: ¨respirá por lo menos hija de puta¨. Se ponen violeta hablando.

Menelcar:- Jajajaja.

23 horas y 15 minutos:
Killer Queen:- Men. Creo que me olvidé un aro en tu casa ¿Me lo mandas?

Menelcar:- Si lo encuentro no hay drama.

23 horas y 29 minutos:
Asmodeo:- Hola.

Ciberpunk:- Ya estás acá otra vez? Si viniste a joder tomatelas. No rompas los huevos.

Asmodeo:- Que mala onda que sos.

Ciberpunk:- Es que sos medio como pelotudo o algo así. La vez pasada te fuiste a la mierda.

Killer Queen:- Sí.

Menelcar:- Te pasas.

Asmodeo:- Bueno, acá no me quieren.

Ciberpunk:- Si te vas a poner pesado andate a cagar.

Asmodeo:- Bueno, bueno. Buscaba alguien para chatear un rato nada más. Porque me pasó algo extraño.

Killer Queen:- Cuenta.

Asmodeo:- Es medio largo. Hace como una semana empecé a buscar un juego por internet para bajarlo gratis, pesaba como catorce gigas. Lo busqué hasta el cansancio una noche y no lo encontré así que puse el Emule y lo empecé a bajar de ahí. Y lo dejé.

Como la conexión es lenta y el Emule baja despacio me iba a tardar un montón. Por ahí anoche terminó de descargar y cuando abrí el juego resultó no ser el juego. Era otra cosa, un programa parecido a un juego online en que el que había gente conectada. Pero eso no es nada.

Apenas lo bajé me di cuenta que no era lo que yo quería, pero para probarlo me hice una cuenta y entré a ver qué onda. Me hicieron elegir un avatar, todo normal, y me apareció un tipito con la cara del avatar que yo había cargado. Bastante extraño.

Bueno, al principio no se veía nada además del tipito, era todo negro. Y lo moví hasta que por ahí llegué hasta un camino que se dividía en dos, para un lado había una puerta enorme y del otro no se veía nada. Y me mandé por esa puerta a ver qué había. Entonces el tipo apareció en un lugar re bizarro donde las texturas eran miniaturas de google news, y había un gigante. Todo re extraño, era como un programa secreto o algo así.

Entonces el gm, ese gigante que estaba en la entrada me dijo que era dios.

Ciberpunk:- Jajaja. Re loco.

Asmodeo:- Pera eso no es todo. Cuando hacía click en las miniaturas de las texturas se habría el navegador y me llevaba a las noticias. Era como un entorno virtual de información.

Le pregunté al loco ese qué era ese programa y me dijo que había ingresado a la Deep web, más específicamente a la data base.

Después me puse a caminar por el lugar con el tipito ese, empecé a leer lo que decían los otros que estaban ahí, porque tenían un chat. Y Empecé a leer cosas extrañas, macabras, muy oscuras. Conspiraciones políticas, negocios oscuros entre bancos, parecía lavado de dinero. Hablaban de todo, de armas, droga, tráfico de personas… Eran todos delincuentes o algo.

Así que volví al principio y me puse a hablar con el gm, el que me había dicho que era dios, y me salió diciendo unas cosas más raras que la mierda. No se le entendía nada, era como si hablase un idioma parecido al nuestro pero todo mezclado. Después me desconecté.

Bien bizarro.

Ciberpunk:- ¿Cómo se llama el programa?

Asmodeo:- Data base. Nunca lo había escuchado.

Ciberpunk:- Tenes un enlace o algo?

Asmodeo:- No, lo bajé de Emule.

Ciberpunk:- Te acordas el servidor?

Asmodeo:- Tv underground creo, o algo así. Fíjate, está re loco.

23 horas y 36 minutos:
Ciberpunk:- Qué juego estabas buscando?

Asmodeo:- Commandos 3.

Ciberpunk:- Ahí me fijo.

23 horas y 37 minutos:
Ciberpunk:- ¿Nombre del archivo?

Asmodeo:- Commandos 3 full multi (esp-eng-ita-ger) single-multi.zip

23 horas y 41 minutos:
Ciberpunk:- ¿Por qué no lo bajaste de mega?

Asmodeo:- Por lo de la restricción. Ahora hay que usar un programa. Y seguramente está lleno de virus.

Ciberpunk:- El Emule está más lleno de virus. Es como el Ares y esos programas.

23 horas y 43 minutos:
Killer Queen:- No entiendo qué es lo impresionante de eso.

Asmodeo:- Que las personas que hablaban ahí parecían mafiosos, por decirlo de una forma fina y creíble.

Killer Queen:- ¿Por?

Asmodeo:- Porque no hablaban como personas en lo absoluto. Me dio la impresión de que eran demonios. No en chiste como el nombre que me puse, sino de verdad.

No se referían a sí mismos como personas, sino entidades. Para ellos yo era una entidad. Y todo así, eran extraños. Y ese, el gigante, era claramente algo anormal, tendrías que verlo.

Ciberpunk:- ¿Y no te diste cuenta el Commandos no puede pesar catorce gigas?

Asmodeo:- Yo qué sé. Yo vi el archivo y lo bajé.

Ciberpunk:- Lo voy a ver. Vos sabes, a mi me gusta ver cosas raras.

Asmodeo:- Esto era muy oscuro, como un programa perverso para dementes o algo parecido. Había imágenes de personas descuartizadas en los muros de los bloques, y tenían titulares de noticias que nunca había visto. Había una noticia que decía que un padre se había comido a su hija, y mostraban fotos de la escena del crimen, una nena descuartizada. Re acelerado.

Killer Queen:- ¿Cómo era el lugar?

Asmodeo:- Era a primera vista como una ciudad, pero en lugar de casas tenía cuadrados y en las paredes de los cuadrados estaban los links a esos sitios de internet y archivos. Eran miniaturas como las del navegador.

Y había otros que caminaban por ahí y hablaban. Yo movía ese muñeco por esas como calles y cuando quería ver algo hacía clic sobre las paredes y me mandaba a la página. Como un navegador tridimensional. Pero todo era escalofriante, no había nada bueno ahí.

Ciberpunk:- Dijiste que había un gm?

Asmodeo:- Eso pensé, porque el gigante en la entrada era el único grande. Supuse que era un gm.

0 comentarios:

Publicar un comentario