domingo, 12 de febrero de 2017

Sensación térmica y reflexiones ¿Una amenaza para el Macrismo?

www.Necomundo.com
Por: Menelcar.


No soy redactor, ni analista, ni nada que se le parezca, soy una persona de barrio. Me parece importante aclarar eso antes de opinar para que quien lo lea no piense que está leyendo una opinión experta ni nada de eso.

Soy un tipo que lee las noticias, observa, atiende, escucha y después medita a la antigua. Por ahí por ser argentino tengo esa nostalgia peronista de la charla de café, aunque no replico discursos. Yo digo lo que veo…

Es la primera vez en treinta años que nos cortan la luz una vez a la semana. Ayer me llegó una boleta de internet de más de 700 pesos, y si a eso le sumo el gas, y todos los otros impuestos está impagable. De yapa ahora todo sube de precio.

Y digo esto porque pienso que muchos de los que votaron a Macri a estas alturas estarán arrepentidos. 

Leí en las noticias que Alicia Kirchner y algunos de sus funcionarios se subieron los sueldos.
Los maestros están en lucha, las paritarias no vienen bien. 

Leo en Facebook que la gente se queja. Y Facebook no miente porque ahí las personas se desinhiben y largan cualquier cosa. Dicen lo que piensan, a veces con algo de criterio, pero últimamente más con bronca que otra cosa.

Algunos anuncian una vuelta de Cristina al poder sumisamente desde algunos periódicos simpatizantes del kirchnerismo. 

La sensación térmica es que Macri, o por lo menos el Pro, no gana las siguientes elecciones ni en chiste.  

Y Massa en el medio, un tipo que por lo menos yo no votaría ni en chiste, pero la verdad es que para estas alturas cualquier cosa parece mejor. Tampoco quiero un presidente que suba al poder con un margen altísimo y que se nos quede dos décadas como la última vez, o un golpe de estado que termine obligando al presidente a escaparse en un helicóptero.

Macri de vacaciones, de cumpleaños, de gira, yo qué sé… Parece que este hombre vive en la pavada y además le perdona las deudas a su familia… Ni boleo en el orto que le van a pegar.

Las inversiones no llegaron, los 2 millones de puestos de trabajo que prometieron no aparecieron por ningún lado, solamente hubo despidos. Y la malaria se siente.

Ayer fui a la casa de unos amigos que no veía hace como tres años y no los vi bien. Los vi pobres y no me gustó.

Parece que Cristina está complicada con unas escuchas donde salió hablando de apretar jueces y diciendo algunas otras estupideces.  No la veo como candidata y la izquierda está caliente.
Lo que dice la gente se siente como que están entregados, como que cualquiera con algo de plata podría comprar algo de propaganda y ganar las elecciones fácilmente. Eso si no se roban las urnas como siempre.

Lo único que nos falta, otro falso mesías. 

Lo loco del asunto es que todavía hay gente que considera volver al socialismo de izquierda que tuvimos como catorce años y que dejó a todos los chorros sueltos. Y ahora están matando a la gente como perros, todos los días matan a alguien, o por lo menos eso se lee en los diarios, se siente en los canales de noticias… Miedo.

Algunos piensan que este gobierno no tiene una política definida o que no tiene una buena conducción política. Yo pienso que el reservismo se debe a que es un asalto empresarial y nada más.
Yo quiero ejecuciones, rápidas, siniestras y sin piedad. No soy tolerante.

No me creo el cuento de la izquierda ni el de la derecha, para mí la izquierda y la derecha son discursos. No me trago ese cuento de que hay unos que son buenos y otros que son malos, para mí son todos malos. Pero acepto que existe lo conveniente para unos y lo conveniente para otros. Lo conveniente reduce cualquier votación al pensamiento de las mayorías agitadas y llenas de miedos que no tienen para el pan, engañadas por falsos profetas que les prometen cualquier cosa por un voto.
La sensación térmica es que este gobierno se va al carajo porque la guita no alcanza. Que no hay liderazgo en ningún bando, que después de las últimas elecciones cambiamos unos chorros por otros. 

¿Cuánto más va a aguantar la gente hasta que empiecen a darse vuelta? ¿La próxima boleta? ¿La que le sigue? 

A mí, que sé leer, lo único que me queda es rezar porque nada me conviene. Estoy al horno.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario