miércoles, 10 de mayo de 2017

CDV 71




CDV
18 horas y 3 minuto:
Menelcar:- Hola.

Killer Queen:- Hola Men. Como andás?

18 horas y 2 minutos:
Menelcar:- Acá ando.

Me compré la heladera que quería. Tiene Freezer. Estuve todo el día esperando a que congele un jugo que puse para hacerme unos helados de agua.

Killer Queen:- Que bueno. Me alegro que por fin te hayas comprado tu heladera.

18 horas y 6 minutos:
Killer Queen:- Ayer me pasé todo el día viendo una serie vieja de Batman en dibujos animados. No sé qué me pasó, pero me colgué viendo esos dibujos.

18 horas y 8 minutos:
Menelcar:- Iban a hacer una nueva película de Alien.

Killer Queen:- Algo leí por ahí en una búsqueda.

18 horas y 20 minutos:
Killer Queen:- Por qué no salen capítulos nuevos de dragon ball super? Ya estoy harta de esperar. Decían que en marzo iban a pasar la siguiente temporada pero todavía no salió nada. Y seguramente después solamente van a subir un capítulo a la semana. Hijos de puta.

Menelcar:- ¿Y cuál es el problema?

Killer Queen:- Que yo venía siguiendo esa serie de dibujos y quiero ver la continuación ahora.

18 horas y 33 minutos:
Asmodeo:- Hola gente.

Killer Queen:- Hola asmo ¿Cómo andás? Tanto tiempo sin conectarte.

Asmodeo:- Estaba laburando.

18 horas y 34 minutos:
Menelcar:- ¿Qué decis?

Asmodeo:- Viendo algunas series de anime. Me acordé que a ustedes les gustaban las historias de misterio y los cuentos y vine a contar un cuento.

18 horas y 35 minutos:
Killer Queen:- Dale nomás.

Asmodeo:- Bueno, resulta que había un hombre que estaba desesperado por conseguir dinero porque su hijo iba a nacer y él no tenía con qué darle de comer. Lo único que tenía era un secreto que le había confesado su hermano antes de morir. Y este secreto era que había una caverna en medio del desierto en la cual había un manantial. De modo que una mañana tomó el camello y se adentró en el desierto pensando que podría comprar esa tierra, vender el agua a las caravanas o incluso poner una posta. El agua en el desierto es una gran riqueza.

Dio vueltas durante días hasta que ya casi vencido por el cansancio encontró detrás de una duna la caverna, medio oculta entre las sombras de las ondulaciones de ese mar de arena. Era el atardecer, pero el sol todavía castigaba fuerte.

Lo primero que notó en la entrada eran un montón de escorpiones muertos, y huesos de víboras por montones. Y a medida que fue adentrándose en la caverna esta se iba ensanchando hacia abajo hasta que dio con el manantial, a pasos de la entrada. Bebió un poco de agua y en seguida notó que la caverna no terminaba ahí, había una especie de pasaje hacia un costado lleno de algo parecido a las telas de araña. Se acercó para ver y vio unas cosas como plantas que brotaban del suelo, como capullos o huevos con protuberancias verdes y palpitantes. Y entonces de ese agujero oscuro salió un ser espantoso.

Atemorizado el hombre dio unos pasos apresurados hacia atrás y cayó de espaldas ante esta criatura malformada, que con una voz muy varonil, y haciendo gala de unos modales muy floridos se presentó como Acur.

La bestia tenía patas como de cien pies, y de su torso salían dos pares de extremidades como garras cortas de tres dedos, eran como manos cortas y atrofiadas, y en lugar de boca tenía un agujero enorme de donde salía continuamente una baba verdosa. Al final del torso tenía una cabeza enorme y ovalada hacia atrás con seis ojos. Era difícil reconocer un rostro en esa criatura porque no tenía orejas o nariz, no tenía cara.

Tras presentarse la criatura le explicó que él había sido un mentiroso, un chantan, que siglos atrás se había hecho pasar por brujo y había timado a muchos hasta que un día por jugar con la brujería terminó convertido en eso, en Acur. Ese era el precio por tener el poder que había ganado.

El hombre le siguió la corriente retrocediendo pero a Acur parecía no importarle, seguía hablando y hablando como si todo fuera normal. Y ya cuando el hombre estaba afuera de la cueva, agarrando el camello para escaparse, le preguntó qué poderes tenía y Acur le respondió que tenía el poder de la sanación, de revivir a los muertos entre muchos otros.

Ya arriba del camello, para no cortarle la conversación al monstruo, le dijo que iba a volver a conversar otro día y Acur le pidió que cuando volviese le llevase comida, porque en el medio del desierto solamente había víboras y escorpiones.

A las semanas de ese encuentro se muere el mejor amigo de ese hombre, un perro que le acompañaba en sus viajes. Así que el touareg vuelve a la cueva con el cuerpo del perrito y una lonja de queso. Vuelve a hablar con Acur y le pide que le reviva el perro. Acur accede por la comida, toma el animal y lo empieza a envolver como una araña, con seda y baba verdosa de esa que le salía del agujero que tenía por boca. Hasta que lo envuelve en un huevo y lo planta en el suelo donde le salen raíces y empieza a moverse como si hubiese vida adentro. A la media hora aproximadamente el huevo se abre como una flor y de adentro sale el perro bañado en baba viscosa pero vivo y moviendo la cola.

De más está decir que le hombre quedó asombrado con los poderes de Acur y esta vez se queda a hablar con el monstruo.

A los dos meses muere la señora dando a luz con la criatura. Así que el hombre vuelve a la cueva otra vez pidiendo un favor: Que le reviva a la señora y al hijo. Sin embargo esta vez Acur le dijo que no podía revivir a una persona adulta porque era muy grande para meterla en un huevo, que le abra el vientre a su esposa, le saque el niño y le lleve a la criatura. Y por supuesto que también debía llevarle comida, porque de la comida venía la seda y la baba que él hacía para hacer los huevos.

Desesperado por salvar a su hijo el hombre vuelve a su casa, toma un cuchillo, le abre el vientre a su mujer, saca a su hijo, toma toda la comida que puede y vuelve a la caverna. Y entonces Acur hace un huevo para la criatura y de adentro nace el bebé más sano y hermoso que aquel hombre hubiese visto en su vida.

El hombre, infinitamente agradecido con el brujo, le promete que le llevará comida a menudo y que irá a conversar con él tanto como él quiera. Y feliz, Acur, le dice que vaya a visitarlo cuando quiera, que él siempre va a estar en esa cueva. Así que el hombre vuelve a su casa con la criatura en brazos a sepultar a su esposa.

Pasan tres o cuatro días, y ya amigo del monstruo, vuelve a la cueva, y el brujo le dice que tal vez pueda revivir a su esposa también si le lleva un extra de comida. Así que el hombre desentierra a la esposa y lleva el cuerpo, y le lleva a Acur como cinco bolsas llenas de comida. Acur se come la comida, hace un huevo enorme y tras unas horas sale viva la mujer de adentro como si nada le hubiera pasado. Sale un poco aturdida la esposa, como si no tuviera memoria de su muerte ni del parto.

Le miente a su esposa, le dice que perdió la memoria. En ningún momento cuando la saca de la caverna le permite ver a Acur.

Encantado con los milagros de Acur el hombre vuelve a la cueva semanalmente a llevarle comida, agradecido por los favores. Entonces un día el brujo le dice que ha estado practicando la manera de rejuvenecer a las personas, de hacerlas inmortales, y que si le lleva comida le va a hacer un huevo para él, para volverlo inmortal. Y tras poco pensarlo el hombre acepta así que al día siguiente vuelve con la comida y Acur lo envuelve en un huevo enorme.

Lo primero que ve el hombre al despertar es que frente a él hay otro capullo enorme, y que de este sale un hombre igual a él, idéntico. Se mira las manos y no son sus manos sino las garras de Acur y se da cuenta que el charlatan lo ha timado. Le cambió su cuerpo de monstruo por el suyo.

Acur, ahora en su cuerpo, le dice que él se va a quedar con su esposa y con su hijo. Y que eso es lo que se ha ganado por ambicioso, egoísta y mentiroso. Y que se va a tener que quedar en esa cueva como Acur eternamente o hasta que venga otro ambicioso como él.

Ese es mi cuento: ¨ El rostro de Acur¨.

Menelcar:- No está mal. Medio largo.

Asmodeo:- Acá pongo un dibujo que hice de Acur.















20 horas y 41 minutos:
Killer Queen:- Que barbaro ahora con eso del 2x1. Van a dejar a los genocidas de la dictadura sueltos.

Menelcar:- No creo que los liberen. Son todos viejos ya, ninguno va a salir vivo de la cárcel si eso te preocupa. Es una norma que para mí se adopta con el único fin de camuflar que en realidad están condenados de por vida, de otra manera cumplirían su sentencia de treinta años y saldrían.

Asmodeo:- ¿De qué hablan?

Menelcar:- Del 2x1.

20 horas y 44 minutos:
Asmodeo:- Vi que hubo manifestaciones.

Menelcar:- Yo estoy a favor de la pena de muerte, si fuera por mí este problema no existiría porque ya estarían todos muertos.Y no estoy de acuerdo con las manifestaciones, porque son puramente políticas y de izquierda que toda la vida han jodido con los derechos humanos. Son como nenes caprichosos que protestan cuando las cosas no son como ellos quieren. Y al final el discurso que dicen para protestar es algo increíblemente infantil, lo único que dice es ¨yo quiero¨, igual que los menores de cinco años.

Yo quiero, yo quiero, yo quiero -Lo único que dicen- ¿Y adivinen qué? La justicia no está para hacer lo que uno quiere, no es un juguete.

Ahora, si fuera como yo quiero, a todos los asesinos los mandaba a la silla electrica y a los chorros les cortaba una mano.Pero claro, ellos están en contra de eso porque no son mejores que los genocidas, también son ladrones y asesinos. No quieren justicia, y la verdad es que tampoco están en defensa del pueblo ni del trabajador como dicen,porque los ladrones y asesinos por lo general perjudican a gente honesta y trabajadora, y lo que menos les importa y menos quieren es justicia porque la verdad es que la justicia les da miedo.

Ese tamborcito que tocan lo único que hace para mí es desmentirlos, saca a la luz lo hipócritas y mentirosos que son. No son otra cosa que delincuentes con otra careta. Si fuera por mí también los ejecutaba.

Solamente los delincuentes, los ladrones y asesinos le tienen miedo a la justicia.

Los derechos humanos son solamente para los ladrones o los asesinos, no para los trabajadores o la gente de bien. Para las victimas o para los perjudicados lo único que hay es una patada en el culo. Acá nadie quiere que se haga justicia, porque saben que les podría tocar a ellos.

0 comentarios:

Publicar un comentario