sábado, 13 de mayo de 2017

“Dos por uno”: la Corte acelera los plazos para fijar una nueva postura

Fuente: http://www.lanacion.com.ar
Ordenó reunir todos los casos pendientes de resolución para emitir un fallo rectificatorio, a partir de la reciente ley aclaratoria; se expediría entre junio y julio.

La Corte Suprema de Justicia apura la firma de un nuevo fallo que restablezca que las penas de los delitos de lesa humanidad no se pueden acortar mediante la aplicación de la ley del “dos por uno”. Estima que tendrá esa sentencia entre junio y julio, y buscará que sea unánime para que el máximo tribunal recupere su fortaleza, confiaron fuentes cercanas al tribunal.

La Corte emitió ayer un comunicado en el que señaló que se reunirán todos los casos que tramitan ante el máximo tribunal en los que discute la aplicación del “dos por uno” para delitos de lesa humanidad.

El secretario penal de la Corte, Esteban Canevari, reunirá esos expedientes. Son unas 15 causas en trámite que están en la Corte, en la que se discute si otros tantos represores condenados pueden acceder a la libertad condicional o tener extinguida la pena si se aplica el “dos por uno”. Esta norma permite contar doble cada día de prisión preventiva por encima de los dos años.

La Corte les dará vista ahora a todas las partes vinculadas con esos expedientes, es decir los abogados de los acusados, la Procuración General de la Nación y los querellantes, si los hubiera.

Las partes deben dar su opinión sobre la nueva ley aclaratoria que aprobó de manera exprés el Congreso para aclarar que no se puede aplicar la ley del “dos por uno” a delitos de lesa humanidad. Los abogados, la Procuración y los querellantes ya dijeron lo que pensaban, pero no sobre esta nueva ley, por eso los consultarán.
Tienen diez días hábiles para responder y con todos esos elementos, la Corte comenzará a analizar caso por caso. Algunos son calcos del expediente Muiña, el origen del conflicto. Pero otros pueden plantear problemas diversos.

La Corte buscará dictar un fallo que restablezca un criterio y dé por cerrada la discusión. Esta vez el presidente del cuerpo, Ricardo Lorenzetti –que había estado en minoría– se puso al frente para reunir las voluntades.

La Corte quiere llegar a un fallo unánime, reparativo del conflicto que generó el fallo anterior y que la puso en el centro de las críticas de la sociedad.

La Corte no fue tan insultada por tanta gente a coro como esta vez desde las sentencias del corralito, recordaban ayer en el máximo tribunal.

La fecha límite que se autoimpuso la Corte fue mitad de año, antes de la feria judicial de invierno. Aspiran a que en junio o julio lleguen a firmar estas sentencias y den por cerrado el tema.
Anoche en la Corte se descontaba que el nuevo fallo –o los nuevos fallos– iba a salir en el mismo sentido que la nueva ley que frena la aplicación del “dos por uno”.

Son conscientes de que el voto debe ser unánime. Por el lado del juez Horacio Rosatti, es posible que a la luz de la nueva ley falle de otro modo.

De hecho en su voto dijo que “si el legislador no previó un régimen diferenciado que excluyera la aplicación de la ley penal más benigna a los delitos de lesa humanidad, no lo puede hacer él ahora como juez, pues de otro modo éste se convertiría en legislador, violentándose el principio constitucional de división de poderes”. Con nueva ley es otra cosa. En la Corte ayer explicaban que ésta es una norma interpretativa y que puede verse en paralelo a la vieja ley del “dos por uno” o adosada a ella, como si fuera un complemento. Este será el criterio que permitirá una salida.

Highton de Nolasco y Rosenkrantz deberán volver a analizar si mantienen su postura. Rosenkrantz estaba muy conforme con su decisión, aunque ahora deba analizar el escenario a la luz de la nueva ley.

Ambos, no obstante, en su voto, también dejaron a salvo que si hubiera existido una norma que aclarara los alcances del fallo del “dos por uno”, hubieran actuado en consecuencia.

Los jueces de la Corte saben que necesitan dar un mensaje unánime. Por un lado para encolumnar las decenas de tribunales inferiores que a coro rechazaron los pedidos de libertad de los represores. Ninguno lo hizo desafiando abiertamente al máximo tribunal, pero todos fallaron denegando las excarcelaciones de los militares y obturando el hueco que había abierto la Corte.

El otro motivo por el cual necesitan dar un fallo consensuado es para fortalecerse como tribunal. Un cuerpo con mayorías tan cortas es más vulnerable, interpretaban, y fallos unánimes fortalecen a la Corte, explicaban anoche entre los jueces.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario