miércoles, 3 de mayo de 2017

El Gobierno aumentó el agua un 23% y prepara la instalación de medidores

Fuente: http://tn.com.ar
Aysa, la empresa estatal que opera en el área metropolitana, cambió la forma de facturar. Los cargos fijos tendrán menos incidencia. Los usuarios no residenciales ya empiezan a pagar por lo que consumen. Los hogares, en los próximos meses. ¿Conviene pedir medidor?

El aumento de servicio de agua potable y cloacas entrará en vigencia mañana. Será del 23 por ciento promedio, tal como se había anunciado. Y viene con cambios en la facturación para que los usuarios comiencen a pagar por el consumo y dejen de hacerlo en función a los metros cuadrados del inmueble.

El Gobierno formalizó hoy en el Boletín Oficial el nuevo cuadro tarifario de Agua y Saneamiento Sociedad Anónima (AYSA), la empresa estatal que opera en el área metropolitana. El incremento, tal como se anunció y luego de la audiencia pública de rigor, será, en promedio, seis puntos superiora la meta de inflación del Banco Central. Y es el único previsto para todo el año.

El aumento se suma al del año pasado, que rozó el 300 por ciento. Como ocurrió con la electricidad y el gas, el tarifazo se debió a una combinación entre quita de subsidios estatales y recomposición de caja para las empresas proveedoras de servicios. Y pegó en el costo de vida.

Como AYSA emite sus facturas de manera bimestral, el impacto pleno de la medida se notará en los comprobantes correspondientes a mayo y junio. Quienes reciban facturas con otra periodicidad (abril/mayo, por ejemplo), notarán un aumento proporcional a los días correspondientes al nuevo cuadro tarifario.

Pero más allá del incremento, el Gobierno formalizó un programa para expandir el uso de medidores y facturar en función al consumo de cada usuario. Actualmente, el cargo es fijo y obedece a la cantidad de metros cuadrados del inmueble y la zona geográfica. Esto empieza a cambiar desde mañana. Dicho de otra forma: los metros cuadrados perderán relevancia y pasarán a ser importantes los metros cúbicos.

En una primera etapa, la nueva facturación alcanzará a los cerca de 300.000 usuarios no residenciales a los que brinda servicio AYSA: comercios, oficinas y fábricas del Conurbano.

Si estos usuarios ya tienen instalados medidores, pagarán un cargo fijo de 87 pesos por servicio más impuestos (es decir, 110 pesos) por bimestre, informaron voceros de AYSA. Quienes tengan agua corriente y cloacas abonarán, así, 220 pesos cada dos meses. A eso se sumarán los consumos.
Los no residenciales que no tengan medidor pasarán a un esquema de cargo fijo de 110 pesos por servicios más un cargo variable que quedará fijo hasta que se les instale el equipo.

La intención oficial es que el cargo fijo pase de significar el 50 por ciento de la factura a representar el 20 por ciento de lo que se cobra.

Los hogares migrarán a este esquema de consumo variable a partir de noviembre, indicó AYSA. Para eso, la empresa estatal debe presentar antes del 30 de junio un plan para extender el uso de medidores a la Secretaría de Recursos Hídricos del Ministerio de Interior y el Ente Regulador de Agua y Saneamiento (ERAS).

La instalación de medidores será gratuita, ante el pedido del usuario.

Consumo medido

Existen unos 3 millones de hogares con agua corriente en el área metropolitana. De ellos, unos 450.000 reciben una tarifa social. El resto paga el precio pleno. 

AYSA aclaró que no convendrá solicitarlo antes de noviembre. "Va a convenir cuando cambien los parámetros tarifarios", explocaron. ¿A quiénes convendrá tener medidor? A los que tengan grandes superficies y poco consumo, ya que hoy pagan por la cantidad de metros cuadrados.
Como hoy no se paga en función del consumo, abonan lo mismo dos casas iguales en terrenos linderos de un barrio del Conurbano, aunque una tenga una pileta y la otra no. En este caso, a la casa sin pileta le convendría pedir el medidor.

Antes, aclararon en AYSA, es importante revisar caños e instalaciones internas para detectar posibles pérdidas. Un caño con filtraciones imperceptibles pueden disparar una factura con consumo medido. Un flotante de un inodoro que pierde agua gasta en un día casi tanto como el consumo promedio de una familia tipo. Son cuestiones que comenzarán a pesar en el bolsillo.

Un motivo de preocupación de asociaciones de consumidores y defensores del pueblo son los edificios de departamentos. En la audiencia pública del 6 de abril pasado, el defensor del pueblo de la Ciudad y presidente de la Asociación de Defensores del Pueblo del país, Alejandro Amor, manifestó "la necesidad de contemplar la situación de los consorcios tomando en consideración precedentes jurisprudenciales al respecto de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, respetando los principios de proporcionalidad, progresividad, no confiscatoriedad y razonabilidad, entendiendo que ello no se condice en el caso de la facturación global a edificios de propiedad horizontal". La Corte fijó esos criterios al frenar el aumento de la tarifa del gas, en agosto del año pasado.

El problema es que es imposible saber cuánto consume cada departamento de un consorcio, por lo que no pueden repartirse facturas individuales. "No hay bajadas independientes para cada departamento. No existe posibildad de saber cuánto gasta cada departamento", indicaron en AYSA. "Todo va por el mismo caño", graficaron.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario