sábado, 29 de julio de 2017

“Club de pelea” adoptó a 400 niños sin hogar y organiza combates entre ellos


Fuentes: http://noticieros.televisa.com, BBC, Infobae
Un “club de pelea” en China está dividiendo opiniones en redes sociales: mientras algunos argumentan que se trata de una intención caritativa, otros denuncian que es un acto de explotación.

¿Pero por qué es tan polémico?
video

Porque sus combatientes son niños adoptados.
Zhu Guanghui es el supervisor de este peculiar gimnasio/orfanato llamado Enbo Fight Club, ubicado en la ciudad de Chengdu, quien afirma que su club está cooperando con las autoridades que investigan el caso.

El “club de pelea” le ha abierto sus puertas a más de 400 menores sin hogar. Lo único que pide a cambio es que aprendan artes marciales y su participación en combates de MMA.

Estos combates se llevan a cabo en jaulas y en frente de una multitud, la cual paga por su ingreso, alienta a su competidor favorito y realiza apuestas. Mientras tanto, el club se encarga de administrar el dinero recaudado por las peleas.

Los fundadores afirman a la prensa que el Buró de Asuntos Civiles de China es la entidad burocrática que autorizó las adopciones. Ellos envían a los niños (muchos de estos huérfanos), aunque luego los supervisores mandan de regreso a los menores que no pueden cumplir con las altas expectativas o el riguroso entrenamiento.

El Enbo Fight Club se dio a conocer por un mini-documental publicado en Pear Video (como un YouTube en China), al igual que por artículos periodísticos en medios locales. El video muestra a dos niños de 12 años de edad luchando en una jaula, al estilo de un combate de artes marciales mixtas.

La existencia del club ha generado una discusión en China y en el resto del mundo. Por un lado, el club les ofrece un hogar, comida y un propósito a niños que, de lo contrario, estarían mendigando en las calles. En el documental, un niño de 14 años dice que su ídolo es el peleador Conor McGregor, y que en Enbo tiene todo lo que necesita para sobrevivir, incluso más que en su pueblo natal.

El argumento en contra es que los supervisores del club buscan sacarle provecho a menores de edad que no tienen opción de elegir. Deberían estar en la escuela, en un lugar donde puedan aprender que las reglas para sobrevivir no implican las ganancias monetarias y la violencia.

De acuerdo a un funcionario de Liangshan, el gobierno chino se encargará de buscarles otro hogar a estos menores adoptados por Enbo y se les proporcionará una educación digna.

0 comentarios:

Publicar un comentario