jueves, 10 de agosto de 2017

Un cráneo de 13 millones de años emparenta a simios y humanos


El fósil fue descubierto en Kenia hace tres años y recientemente se determinó que se trata de una nueva especie que podría ser un ancestro común de los primates actuales.

Un equipo de científicos que halló en Kenia un cráneo fosilizado de 13 millones de años de antigüedad determinó que se trata de un nuevo primate que puede articularse como ancestro en la cadena de los actuales simios y humanos, publicó la revista Naturerespecto a la nueva especie nombrada Alesi.
El hallazgo de este fósil demuestra que el "Nyanzapithecus alesi" formó parte de un "grupo de primates que existió en África durante unos diez millones de años", afirma el principal autor del estudio, Isaiah Nengo.
"Este grupo -enfatiza- estaba cerca del origen de los simios y humanos actuales y ese origen era africano".
El análisis de las imágenes tridimensionales de "altísima calidad" obtenidas a través de rayos-X reveló que esta cría de mono tenía unos 16 meses de edad al morir, y que perteneció a una nueva especie de "Nyanzapithecus", el "Nyanzapithecus alesi", en referencia a la palabra turkana "ales", que significa "antepasado".
"Hasta la fecha, todas las especies de 'Nyanzapithecus' eran identificadas por sus dientes, pero no estaba claro siquiera si eran simios", afirmó John Fleagle, de la Universidad Stony Brook, citado por agencias internacionales.
La investigación, liderada por el Turkana Basin Institute de la Universidad Stony Brook y De Anza College, ambos en Estados Unidos, se centra en el cráneo fosilizado de una cría de mono que se encuentra "notablemente completo", dicen los expertos.
Entre los primates actuales, los humanos están más cerca desde el punto de vista evolutivo de simios como los chimpancés, gorilas, orangutanes y gibones. Según los fósiles disponibles hasta ahora, el antepasado común con los chimpancés vivió en África hace entre seis y siete millones de años.
Por eso, el cráneo hallado puede ofrecer datos evolutivos acerca de las características del antepasado común de simios -de cerebro más desarrollado que los monos- y humanos, antes de esas fechas. Y aunque no es el ancestro común de simios y humanos, es un fósil relacionado con ese estadio evolutivo.
El cráneo fosilizado, nombrado Alesi, fue descubierto en 2014 en la zona de Napudet, al oeste del lago Turkana, norte de Kenia.
Del tamaño de un limón, el cráneo de Alesi presenta "tubos auditivos óseos" desarrollados, una "característica importante" para relacionarlo con los simios actuales, mientras que su "pequeño hocico" se asemeja al de una cría de gibón, describió Ellen Miller, de la Universidad Wake Forest de Carolina del Norte.
"La impresión inicial es que se trata de un gibón extinguido. Sin embargo, nuestros análisis demuestran que esta apariencia no es exclusiva de gibones, pues evolucionó varias veces entre otros parientes extinguidos", afirma Chris Gilbert, del Hunter College de Nueva York.
La nueva especie no corresponde a un gibón, según se desprende del estudio del mecanismo responsable del equilibrio hallado en su oído interno.
"Los gibones son conocidos por sus movimientos rápidos y acrobáticos en los árboles, mientras que el oído interno de Alesi confirma que se hubiese desplazado de una forma mucho más cautelosa", agrega Fred Spoor, de la británica University College London y del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, en Alemania. 
Fuente:  http://www.mdzol.com

0 comentarios:

Publicar un comentario