domingo, 10 de septiembre de 2017

Policía acribilló a su novia y se suicidó frente a sus hijos


El sangriento hecho tuvo lugar en una casa de la localidad bonaerense de González Catán cuando el miembro de esa fuerza Local de La Matanza asesinó de seis balazos a su pareja y luego se quitó la vida ante la aterrada mirada de dos criaturas de 7 y 10 años.

Un policía bonaerense asesinó de seis balazos a su pareja y luego se suicidó en la vivienda en la que convivían en la localidad bonaerense de González Catán, donde estaban presentes sus hijos de 7 y 10 años en el momento del hecho, informaron este domingo fuentes judiciales.

El hecho ocurrió el pasado sábado, alrededor de las 17.30, en una casa ubicada en la calle Barragán al 3400, en el citado distrito del partido de La Matanza, en donde vivían Jonatan Ramos (34), y su novia, Carla Giselle Bufano (29), junto a sus dos hijos.

Fuentes judiciales informaron que, por motivos que aún se investigan, se habría generado una discusión y que Ramos, que era efectivo de la Policía Local de La Matanza y se encontraba de franco, extrajo su arma reglamentaria y le disparó seis veces a Bufano, matándola en el acto.

Luego de asesinar a su novia, el policía se suicidó de un disparo que entró por la zona de su barbilla, todo en presencia de los hijos de la pareja, de 7 y 10 años, quienes se encontraban en la vivienda.

Los voceros señalaron que un vecino que vive enfrente de la casa, que también es miembro de la Policía Local de La Matanza y que era amigo de Ramos, escuchó los disparos, por lo que de inmediato se acercó a la vivienda y ante la situación, se llevó del lugar a los dos chicos pasándolos por arriba de una reja que funciona como cerco perimetral para dejarlos a resguardo.

Otros vecinos también se acercaron a la casa luego de escuchar las detonaciones e ingresaron a la vivienda y encontraron los dos cuerpos, por lo que de inmediato dieron aviso al 911.

La mujer fue hallada asesinada en la habitación de sus hijos, al costado de una cama marinera, boca arriba, y con disparos en el pecho, en la ingle y en la cabeza.

En tanto, Ramos fue encontrado muerto boca abajo en la puerta de acceso a la habitación y en la recámara de su arma reglamentaria, hallada al costado del cuerpo, sólo quedaba un proyectil.

Los testigos presentes en el lugar señalaron que el policía era celoso y posesivo, por lo que eran habituales las discusiones, mientras que respecto a la mujer asesinada, relataron que era pacífica, que sólo se dedicaba a sus hijos, y que recientemente había comenzado a estudiar, informaron fuentes judiciales.

Intervino en la investigación el fiscal, Jośe Luis Maroto, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática Homicidios del Departamento Judicial de La Matanza.

Fuente: https://www.cronica.com.ar

0 comentarios:

Publicar un comentario