domingo, 1 de octubre de 2017

Cataluña: incertidumbre alrededor de la votación de hoy


Las autoridades catalanas convocaron a un referéndum de autodeterminación, el cual fue declarado ilegal tanto por los tribunales como por el gobierno central, que intenta impedir los comicios. La Policía clausuró escuelas donde se realizarían los sufragios y la tensión crece con el paso de las horas.

Decenas de miles de catalanes se han movilizado en los últimos días, de cara al referéndum previsto para hoy sobre la independencia de Cataluña. En varias ciudades de esa región se han llevado a cabo multitudinarios actos de apoyo a los comicios convocados por el gobierno regional, que el Ejecutivo español considera ilegal.

Muchos ciudadanos están en contra de las medidas adoptadas por los tribunales para impedir la celebración de la votación. Como contrapartida, ayer se llevaron a cabo marchas multitudinarias en contra de estos comicios, pidiendo la unidad del país. Se trata de la mayor tensión política en España desde la restauración de la democracia, hace cuatro décadas.

¿Qué se quiere votar?
El Parlamento catalán aprobó el pasado 7 de septiembre la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República. Según lo redactado, si se celebra hoy el referéndum y gana el “Sí”, Cataluña sería república y tendría su propia Constitución. En consecuencia, el presidente de la Generalidad, Carles Puigdemont, pasaría a ser jefe de Estado y la administración sucedería a la del gobierno español, manteniendo los sueldos y condiciones laborales de todos los funcionarios.

El proceso constituyente contaría con una fase participativa y deliberativa de seis meses de duración, elecciones y elaboración de una ley suprema. La legislación controlaría las fronteras y también marcaría que la agencia tributaria de España deje de recaudar en su territorio. Además, el Ejército español no tendría jurisdicción en la zona y debería abandonar Cataluña.

El “tsunami democrático”
Puigdemont confía en que hoy se dará un “tsunami democrático”, en cuanto al polémico referéndum de independencia que pretende llevar adelante, aunque la Justicia española busque suspenderlo.
Los funcionarios de Cataluña esperan que miles de personas participen en la consulta por un Estado independiente de España, a pesar de las condiciones difíciles que le plantearon los distintos poderes del país. Así, unos 5,34 millones de catalanes de más de 16 años podrán votar en 2.315 centros de votación, según el gobierno catalán.

Oposición al sufragio y medidas policiales para impedirlo 
El ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, aseguró ayer que en Cataluña no se celebrará el referéndum de independencia, aunque se produzca un “simulacro de votación” en algunos lugares. Además, manifestó que el gobierno de España “ha mostrado su disposición a entrar en un diálogo” con los funcionarios catalanes, si bien recalcó que esa negociación “debe hacerse sin la precondición de aceptar un referéndum” de independencia.

“La Constitución se puede enmendar a través de procedimientos ordinarios, legales y democráticos. Está previsto y ciertamente podemos hacerlo”, concluyó.

En las últimas horas, la Policía catalana se hizo presente en 1.300 colegios designados por los responsables del referéndum para la consulta, de los cuales 163 (el 12%) están ocupados, según datos facilitados por la Delegación del Gobierno Español en Cataluña.

Hasta anoche, los agentes habían clausurado numerosas escuelas, requisando material relacionado con la votación, como urnas, papeletas o listas de censo en el interior de colegios, institutos y otros puntos de votación.

El Ejecutivo español, que preside Mariano Rajoy, volvió a avisar a los gobernantes de Cataluña que tendrán que responder ante la Justicia por esa consulta, y les atribuyó “deslealtad institucional” y “desobediencia constitucional”.

Marchas en contra
Miles de personas se manifestaron ayer por la tarde en ciudades y pueblos de Cataluña en contra del referéndum y a favor de la unidad del país. A la concentración más grande, en Madrid, capital del país, asistieron más de 10.000 españoles.

Además, en Barcelona, capital de Cataluña, también se realizaron marchas en contra de la votación  en el centro de la ciudad, en la plaza Sant Jaume, donde más de 5.000 personas dijeron presente. 

Fuente: https://diariohoy.net

0 comentarios:

Publicar un comentario