viernes, 20 de abril de 2018

"No sé qué más hacer", dijo la madre que ató a su hija a una cama para que no se drogue


Hace 10 años que lucha contra la adicción de la chica de 30 años. —Las imágenes del video pueden herir la sensibilidad—

 Una mujer que hace 10 años lucha contra la adicción de su hija decidió atarla a la cama para que no consuma cocaína, según publica TN.

   Se trata de Susana Chiramberrro, mamá de Paula, de 30 años.
 Susana tomó esta decisión la semana pasada, luego de que su hija intentara ahorcarla.
   La mujer la ató a la cama con una sábana y la encerró en una habitación para impedir que se escapara a consumir cocaína. También pidió que el Juzgado N° 4 de Mar del Plata ordene internarla.
   Según le contó a TN, decidió difundir el video de su hija porque está desesperada: "La até porque ya estaba cansada de que nadie me dé respuestas. No sé qué más hacer. Se lastima y lastima a los demás. Sus hijos tienen 13 y 3 años".
   Además confesó que la chica la pateó y la golpeó durante años. "No sé de dónde saca esa fuerza. Tenerle miedo a un hijo es lo peor que te puede pasar", se lamentó.
   Susana pide ayuda para que su hija no se muera: "Quiero que viva, no queda mucho tiempo porque su estado general es malo. Antes estaba lúcida, ahora me mira y no sabe quién soy".

Internación

   La Justicia internó a Paula después de que se conoció el caso para hacerle una pericia psiquiátrica. Su mamá dijo que desde la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas (SEDRONAR) le ofrecieron tratamiento en un centro de Mar del Plata.

   Sin embargo, explicó que para que esta opción sea factible su hija tendría que estar dispuesta a tratarse, algo que no pasará por su estado general. "El juez tiene que ordenar internarla en un lugar del que no pueda salir. Se escapó hasta del psiquiátrico cerrado de un hospital", agregó.

   Claudio Izaguirre, presidente de la Asociación Antidrogas de la República Argentina, advirtió que en el país hay un agujero jurídico que impide que las personas que están en la misma situación que Paula puedan ser asistidas. Esto es porque, según indicó, la Ley de Salud Mental entiende que el consumidor es una persona que decidió ingerir drogas y que puede dejar de hacerlo cuando sienta que le hace mal. Por lo tanto, la internación compulsiva (que se da cuando un juez lo obliga) se considera un secuestro.

   "En el caso de que la Justicia lo decida, solo tiene validez por 30 días; un periodo que no alcanza para tratar un cuadro así", agregó.

   Izaguirre señaló que la SEDRONAR se enfrenta a la dificultad de que la chica no se quiere internar y explicó que por eso no la pueden ayudar. “Ella no puede decidir por su vida, el adicto en crisis está abandonado por la ley”, sostuvo. También, contó que la Asociación Antidrogas de la República Argentina trabaja en la Cámara de Diputados para que las adicciones queden fuera de la Ley de Salud Mental.

Fuentes: TN, La Nueva,  http://www.lanueva.com

0 comentarios:

Publicar un comentario