jueves, 28 de junio de 2018

El drama de los argentinos: Auto viejo = Delincuente.


Hoy vengo a hablar de un tema que afecta a la mayoría en nuestro país, la dichosa tarjeta verde del auto  o la moto que se extravía  o cuyo titular está fallecido y la burocracia enferma que hay detrás de ese trámite.

Alcanza con buscar en internet para descubrir que hay un miles de casos parecidos al mío con un pariente fallecido, titular de un vehículo que entró en sucesión y cosas por el estilo. Que es exactamente donde empieza el calvario. 

¿Tengo que decir más? ¿Es necesario? Que abogados, que jueces, que si tenes el dni de este o del otro, que los sellos, que la patente, que el seguro… Al final el mecanismo es tan engorroso que para lo único que sirve es para alentar el consumo, ya que sumisamente te insinúa ¨Vendelo/a y comprate uno/a nuevo/a¨

 Porque el problema es que aunque tengas todo en orden, me refiero a la cedula verde del propietario, el dichoso carnet, el seguro, las luces y todas las millones de cosas que te piden para circular, no hay manera de que no te puedan multar y/o secuestrarte el vehículo cuando se les antoje por las razones más absurdas que se te puedan imaginar. Alcanza con que un zorro le meta una patada una luz trasera para hacerte la multa.

Prácticamente es imposible cumplir con la ley salvo que recién salgas del concesionario con todos los papeles, los cinturones de seguridad y apoyacabezas, entonces tenes un año para andar dentro de la ley hasta que caduque la tarjeta verde. Y creo que eso es todo lo que una persona puede manejar en este país sin estar en infracción… Ridículo.

Ni hablar si estás en un problema como estoy yo, entonces estás cagado, porque mi tío se murió hace como cuatro años y me dejó este vehículo del cual yo me hago responsable con una cedula verde de alguien que también murió. Y resulta que no hay manera que yo pueda transferir esa cedula verde a mi nombre, o que pueda al menos, realizar una copia de seguridad válida, así que si pierdo la tarjeta estoy cagado, pero cagado mal porque no podría ni vender el vehículo. Lo único que me quedaría sería venderlo como chatarra o repuesto.

Es como si estas leyes estuvieran pensadas para una persona que cambia de vehículo todos los años, algo muy irreal considerando la situación económica de la mayoría.

Y como si todo eso fuera poco si te llegan a secuestrar el vehículo por la razón que fuere agarrate, porque te lo hacen mierda; Le sacan los espejos, le rompen los vidrios, le roban la nafta y todo lo que le puedan arrancar. 

Y así es como funciona este mecanismo en el que pagamos y pagamos y no nos devuelve nada además de dolores de cabeza. 

Así que vivimos en infracción, como los chorros, ni más ni menos, esquivando a los zorros como si hubiéramos robado algo y hasta con miedo de perder lo nuestro. No les importa si vos pagas, si te haces cargo, no, no les importa nada. La ley es ciega, burra, autista y además opresora.  Y por lo visto va a seguir así, porque no hay una sola oficina del estado que se dedique a solucionar estos problemas como debe ni hay expectativas de que cambie.    

En mi caso el vehículo debió haber entrado en sucesión pero yo me hice cargo del mismo por eso tengo los papeles, los demás no hicieron nada, dejaron el vehículo abandonado, lo tiraron y no reclamaron nada. Yo me hice responsable del vehículo y yo pagué las reparaciones, las patentes, los seguros, y todos los otros trámites necesarios. Pero aún así sigo estando en infracción porque esa tarjeta verde está caduca y ya no se puede renovar. Y no puedo obtener una nueva o un papel que me autorice a conducir el vehículo. 

¿Tan tonta es la justicia que no entiende que el nuevo responsable del vehículo soy yo? ¿No sería más eficiente y normal habilitarme a mí para conducir ese vehículo hasta que haya un reclamo o hasta que se venda para que no tenga que andar escondiéndome como un delincuente?¿Tengo que andar en infracción? ¿Para darle con el gusto a quién?

Es curioso porque si pasa algo con este vehículo, para la ley,  yo voy a ser el responsable pero para regularizarme la situación la ley está ausente.  Cobrarme me cobran todos los meses, pero hacerme legalmente el titular del vehículo es un embrollo de abogados y jueces que al final termina saliendo cinco veces el precio del propio vehículo en cuestión, una locura.

Cualquiera que tenga un vehículo viejo a estas alturas está en infracción, y muchos que no son viejos también como es mi caso que tiene diez años. No quiero imaginar cómo están los papeles de los demás, si es que los tienen, o lo que hacen para circular. O por lo menos convengamos que autorizar a una persona a manejar por medio de un papel, que se puede mojar, estropear, falsificar, a estas alturas no es algo muy inteligente que digamos,.

Con toda la automatización que hay, scanners y códigos legibles por máquinas ¿Por qué seguimos usando papel? Hasta los colectivos cambiaron del papel a la tarjeta electrónica ¿Por qué no pueden cambiar esto? Pero no, tenemos que andar con un papelerío encima que pronto vamos a necesitar un fichero de oficina para meterlos todos.
  
Por Ciberpunk:  Apolítico, apartidista.
www.Necomundo.com

0 comentarios:

Publicar un comentario