viernes, 28 de septiembre de 2018

CDV 144




CDV
17 horas y 50 minutos:
Estileno:- El humano no va a venir.

17 horas y 51 minutos:
Thundermaker:- ¿Qué haces vos acá?

Freack Master:- Estamos mirando. No está prohibido mirar.

Estileno:- Claro.

¿Qué estás haciendo vos acá?

17 horas y 53 minutos:
Thundermaker:- Verificando que este muchacho sea lo que yo creo que es.

Estileno:- Verifique.

Freack Master:- ¿Y por eso nos tenés acá mirando? Elegí a cualquiera y listo. Todos los humanos son iguales. Da igual.

Thundermaker:- No es igual. No quiero que sea como ustedes.

Estileno:- Yo pensaba que ibas a hacer algo. Desde la mañana que estoy esperando a que hagas algo o digas algo.

Freack Master:- Tanto misterio por este tipo.

Thundermaker:- Ya vayanse, dejen de molestar, los van a asustar.

Freack Master:- ¿Yo, asustar?

Thundermaker:- Especialmente vos.

Estileno:- ¿Para qué lo querés, para que se una?

Thundermaker:- Tiene potencial.

Estileno:- El que se hace llamar Menelcar es más sencillo y humano, buena elección.

Thundermaker:- El otro.

17 horas y 58 minutos:
Freack Master:- ¿No deberíamos estar preparándonos para darle caza a Buboas? En lugar de estar poniendo sobre aviso a tu elección sobre su posible ascenso extraplanario.

Thundermaker:- Cállense, o mejor dicho, dejen de escribir en el chat. Ya bastantes cagadas han hecho.

Encima tengo que venir a arreglar las macanas que se mandan.

Freack Master:- ¿Qué macanas? Solamente le di armas avanzadas a una persona, y el otro le dejó un regalo a tu amigo.

Thundermaker:- Bueno, traten de no ayudar, empeoran la situación.

18 horas y 4 minutos:
Freack Master:- Extraño los cigarrillos.

Estileno:- Yo era seguidor de una banda musical que se llamaba La Renga. Tocaban una canción que se llamaba ¨Balada del diablo y la muerte¨ Eso extraño.

Freack Master:- Quisiera fumarme un pucho.

Estileno:- ¿Extrañas vos Thunder?

Thundermaker:- ¿De la vida? Nada. Mi vida era una mierda. Nunca me sentí humano, nunca fui aceptado, como ustedes.

Deberían saberlo, ustedes más que nadie. Diganme una sola vez que se hayan sentido personas normales.

18 horas y 21 minutos:
Freack Master:- Yo tengo recuerdos de un día cuando era un niño que me sentí bien.

Estileno:- ¿Cómo fue?

Freack Master:- En mi calle, donde vivía, en verano, solían aparecer unos bichos olorosos al atardecer y yo salía con una red en un palo a cazarlos. Y jugaba toda la tarde con esos bichos. Tenía amigos, hacíamos carreras de bicicletas. Era todo tan normal e inocente. Todo era perfecto.

Estileno:- Jajaja Es difícil imaginar a un pequeño monstruo como vos siendo humano y normal.

No, no puedo imaginarlo.

Freack Master:- Ustedes por lo menos llegaron a tener buenos empleos. Yo ni eso.

Thunder tuvo buenas oportunidades y vos también. Yo en cambio tuve que escapar toda mi vida.

Si hubieran sabido que íbamos a terminar así ¿Hubieran hecho lo mismo?

Estileno:- Si hubiera sabido que iba a termianr así lo hubiera hecho a propósito, que es distinto.

Thundermaker:- No cambio esto por nada.

Estileno:- Me quejo porque me quejo, pero estoy feliz de tener lo que tengo. Porque yo no sabía como iba a terminar esto así que fue medio de suerte.

Freack Master:- Claro los entiendo.

Estileno:- ¿Qué, no te gusta?

Freack Master:- No es eso. Es que todavía tengo mis dudas.

18 horas y 43 minutos:
Estileno:- Yo quería venganza, quería tener poder para masacrar a todos, por eso estudié química en un principio. Mi idea era envenenar el agua y matar a cientos de miles de personas de un solo golpe.

Al final había logrado crear un veneno tóxico plástico cancerígeno, el único del mundo, en mi laboratorio. Y estaba por adquirir plutonio para crear un veneno mortal.

Mi plan consistía en verter ese veneno en el ducto de agua potable de la ciudad y verlos a todos retorcerse del dolor mientras morían.

Así que considero que con este premio o recompensa estamos a mano, y por eso les voy a perdonar la vida.

19 horas y 3 minutos:
Freack Master:- Tras una vida de ayudar a las fuerzas revolucionarias y de luchar por cualquier causa diseñando armamento, de matar y matar sin piedad. Al final logré inventar dos o tres cosas que no eran mortales.

Yo no odiaba a la gente ni quería venganza, quería que la tortilla se vuelva...

También quería recuperar mi casa y ver a mi familia, tener aunque sea la oportunidad de despedirme de ellos.

No sé a cuantas personas habrán matado mis armas ni me importa porque al final hice algo que no era para matar y estoy orgulloso de mis inventos.

Quería dejarle mis inventos a mi país, para que mi país pudiera tener armas y ser libre de la opresión.

Estileno:- Claro, porque vos sos el único de nosotros que todavía tiene algo de humanidad, me había olvidado.

Todavía sos un poco mortal.

Freack Master:- En el fondo creo que quería que todos fueran libres. Pero no me siento satisfecho con esto, todavía quiero que mi país tenga las armas que yo inventé.

De modo que no estoy en paz, voy a estar en paz cuando venga la guerra y entonces, cuando todos crean que mi país está indefenso, les voy regalar los inventos que desarrollé durante toda mi vida. Y van a tener suficientes misiles como para reducir cualquier país a una pila de cenizas imposible de reconocer.

Me siento como cuando le vendí diseños de misiles a los libaneses, en la trinchera, esperando el momento justo.

17 horas y 32 minutos:
Estileno:- Yo me acuerdo que querías hacer un robot.

Freack Master:- Siempre quise hacer un robot de combate. Una pena que no haya tenido los recursos. Pero desarrollé varios tipos de torretas automatizadas y drones de todo tipo.

17 horas y 35 minutos:
Estileno:- Y Thunder que no dice nada.

17 horas y 36 minutos:
Thundermaker:- ¿Yo? No tengo nada para contar, solamente me equivoqué de profesión, debí haber estudiado para juez.

Estileno:- Algo debe haber.

Thundermaker:- Lo mío ya lo saben, denuncié a los corruptos toda mi vida y mandé a detener a muchos delincuentes. Debí haber sido investigador privado o algo relacionado con atrapar delincuentes. Se me da bien esto.

Estoy donde tengo que estar, por fin hago lo que me gusta.

Puede ser que haya destruido la vida de un mafioso una vez, casualmente el que me metió en esto, pero se lo merecía.

Me gustaba ayudar a la gente. Logré liberar a muchas mujeres de la trata de personas, metí en cana a muchos narcos, encontré muchas personas desaparecidas.

El asunto mío pasa por otro lado. Yo no encajaba en ningún lado, no era querido, nadie me conocía, no hablaba con nadie, no tenía amigos ni familia. Era ideal para esto, un número sin identidad ni nombre, ni pasado, alguien que podía desaparecer y nadie lo iba a extrañar.

No era mujeriego, no fumaba, no tomaba. Solamente una vez tuve una novia que me duró dos días. Por lo menos ese primer día tuvimos sexo.

Trabajé para pagar mis estudios, fui a la universidad, viajé al extranjero a hacer el doctorado, tuve un trabajo bueno pero aburrido y el resto ya lo saben.

Freack Master:- Carajo Thunder, hasta yo tuve más novias.

Una vez cuando estuve en Francia conocí a una chica que era hermosa, casi dejo todo por esa chica.

Thundermaker:- Yo no tenía tiempo para mujeres. Trabajaba día y noche, y el resto del tiempo lo invertía en estudiar más.

Sí, fui un buen hombre, estoy orgulloso de haber hecho todo lo que hice. Salvé a muchos.

17 horas y 46 minutos:
Estileno:- Por lo menos es más de lo que le espera a la mayoría.

Thundermaker:- Cuando era humano había un traficante de armas ¿Se acuerdan del innombrable?

Estileno:- Sí claro.

Freack Master:- Murió si mal no recuerdo.

Thundermaker:- Lo perseguí durante diez años para meterlo preso, lo investigué, logré encausarlo, y al final la justicia lo liberó por sus contactos con el poder. Pero después a los cinco años murió. Fue un gran alivio para mí saber que ese había muerto.

Estileno:- ¿Por qué te quedaste con nosotros si sabías que éramos delincuentes? Quiero decir, pudiste habernos denunciado o algo...

Thundermaker:- ¿Ustedes dos? Porque yo sabía que en el fondo, a pesar de todo, eran buenos. Y sabía que al final iban a tomar la desición correcta.

Y no me equivoqué. Puse todas las fichas a que ustedes eran mejor que eso, que eran inteligentes, que iban a hacer cosas extraordinarias.

Freack Master:- ¿No te parecía un super villano?

Thundermaker:- Cualquier persona con una vida tan anormal como la tuya hubiera terminado así. Tenías razón en que no había sido tu culpa.

En realidad nunca tomaste una sola desición, nunca tuviste el control de tu vida, a vos las circunstancias te fueron llevando hasta que todo se convirtió en un espanto. La verdadera locura no era cómo actuabas o lo que hacías para sobrevivir, fue la sociedad lo que estaba tan corrupto que permitía que alguien como vos maneje esa responsabilidad. Un bochorno por donde se lo mire.

Y en el caso de Estileno bueno, era algo parecido, la verdad es que si hubiera masacrado a esa gente para darle una lección a esos hipócritas, hubiera sido casi justiciero. No lo justifico porque hubiera sido un genocidio, pero sí creo que de vez en cuando la gente necesita un recordatorio de que no puede andar por ahí llevándose todo por delante.

Lo que le hicieron a Estileno fue brutal, cualquiera con sus conocimientos e inteligencia se habría cobrado.

En un mundo lleno de farsantes, a veces hacer algo aunque sea malo es mejor que quedarse de brazos cruzados. Los demás fueron cobardes e indiferentes ¿Merecían su piedad? Tal vez si los hubiera envenenado a todos el mundo estaría mejor. Habría un montón de hipócritas, cobardes e indiferentes menos.

La gente no sabe lo que quiere hasta que lo tiene o hasta que lo pierde y ustedes lo tenían muy claro, así que no se arrepientan de nada porque los demás no se han arrepentido de nada aún. Y estando en una falta tan grave con ustedes me parece que además de una responsabilidad también adeudan unas cuantas disculpas.

En el fondo me alegra saber que van a pagar esa soberbia con la sangre de sus hijos, sí, me alegra saber que no tienen cura.

Mirénlo de esta manera, ustedes salvaron a más gente de la que mataron. Ellos han masacrado personas desde que el tiempo es tiempo y nunca se les movió un pelo. Y con la cara como una piedra se atreven a hablar de moral y valores.

A ustedes lo que los acompleja no es haber matado para sobrevivir, es saber que a diferencia de ellos ustedes sí van a estar ahí para ver cuando todo termine, y que ni siquiera ustedes los van a poder salvar esa vez.

Yo me siento agradecido, no voy a tener que pagar por los errores de otros ni ver sufrir a las personas que quiero. Mi venganza va a ser tratarlos con la misma indiferencia y frialdad con la que ellos trataron a tantos durante tanto tiempo, y verles las caras horrorizadas cuando vean que no hay salida, que no hay forma de zafar de esa, que no era broma.

Como yo lo veo estamos en una posición de privilegio, en primera fila, riéndonos de su fracaso y su necedad, esperando que les llegue la hora.

Como el juez puedo garantizarles que habrá justicia, si eso es lo que les preocupa. Y me pienso quedar unos diez mil años a asegurarme que aprendan o se extingan, lo que ocurra primero.

Yo no tengo ningún apuro, tengo todo el tiempo hasta el fin de los tiempos para cobrar todas esas deudas. Y tengo tanto tiempo disponible que voy a tomarme la molestia de revisarlos uno por uno.

Pero primero lo primero, darles la oportunidad de sobrevivir y desmentir este plan delirante de salvarlos.

18 horas y 9 minutos:
Estileno:- Sos jodido Thunder, más jodido de lo que pensaba.

Freack Master:- Yo sí creo que tienen chance.

Estileno:- No.

Thundermaker:- No tienen. Al principio pensaba igual, pero ahora me doy cuenta que no hay ayuda que valga.

Freack Master:- Con ingenio todo se puede arreglar, y las soluciones ya las tienen.

18 horas y 14 minutos:
Thundermaker:- Ayer casualmente estaba paseando cuando vi a una señora muy influyente viajando en limosina, en México, no voy a decir quién era porque no importa, así que la seguí porque me llamó la atención. Iba hablando con su chofer y en un momento le dijo: ¨En unos años América Latina va a ser un caos¨. Entonces no pude contenerme y me le aparecí al lado, debieron haberle visto la cara de terror cuando me vio y se dio cuenta que no había a donde correr. Supo inmediátamente qué era.

Así que me senté al lado de ella, con la limosina completamente estática ahí y le dije: ¨No, solamente ustedes están perdidos, el resto se va a salvar porque saben lo que tienen que hacer¨. Y se dio cuenta que el problema era su debilidad.

Mientras haya gente como ella pensando de esa manera no hay forma que puedan salir adelante. La muy imbécil ni siquiera lo intentó, es decir, ni con todas las soluciones refregándoseles en la cara y conmigo ahí atinó a pensar algo más o menos coherente.

Pudo haber reaccionado de mil maneras diferentes, pudo ponerse a rezar, preguntarme cualquier cosa pero no, la muy soberbia todavía quería discutirme... A mí, como si tuviera algo de conocimiento o sabiduría en su cerebro de mono estúpido.

No tienen salvación pero sabes qué, los vamos a salvar nosotros para demostrar que son incapaces de salvarse ellos solos. Y con eso no va a quedar lugar a duda de que están de sobra. Son un diseño fallido y nada más.

Ya no me queda ninguna duda de que cuando finalmente nos presentemos van a reaccionar de la misma manera que reaccionó esta mujer, de manera violenta, tratando de justificar esos métodos autodestructivos y cuando lo hagan, y nos ataquen, vamos a poder martillarlos hasta que no quede ningún cabo suelto.

18 horas y 19 minutos:
Estileno:- Hace algunos días atrás estaba yendo y viniendo como de costumbre cuando vi a un anciano poniendo sobre aviso a su familia.

Freack Master:- Me había olvidado que podías viajar así.

Estileno:- Es uno de los plus de ser uno de los míos.

Thundermaker:- Un día me gustaría que me enseñes cómo haces, para ver si yo también puedo.

Estileno:- Bueno como decía antes que me interrumpan, estaba este anciano visitando a sus familiares cuando lo descubrí infraganti. Y me dije ¨A este lo hago sonar¨ entonces me aparecí ahí moviéndome como loco y haciendo pantomimas, el viejo se asustó como era de esperarse.

Después me di cuenta que para ser tan insignificante hacía falta una enorme fuerza de voluntad para lograr semejante proeza. Y son esas pequeñas acciones las que me intrigan ahora.

Si son capaces de tanto deberían ser capaces de comprender la vulnerabilidad a la que se exponen.

Thundermaker:- Yo pensé eso durante mucho tiempo. Al final resolví que en realidad no tienen dirección, son como reflejos del egoísmo que tienen.

No lo hacen porque tengan la voluntad de ayudar a los suyos, sino por demostrar que pueden burlarse de nosotros un poco, lo que demuestra que son necios y egoístas incluso en su mínima expresión.

Estileno:- Es necesaria una bondad muy poderosa y un sacrificio muy grande para lograr hacer algo así.

Freack Master:- ¿Y qué pasó con el viejo?

Estileno:- Nada, lo normal. Pero este viejo en particular era mucho más grande que los demás, era mucho más poderoso que los otros. Diría que era casi como un 10% de nosotros.

Si le hubiéramos dado la oportunidad tal vez hubiera llegado a ser uno de los nuestros.

Thundermaker:- ¿Y qué te dijo?

Estileno:- Al parecer él y su hijo se habían confabulado para hacerles llegar ese mensaje a su familia, algo bastante inteligente, luego metió las manos en los bolsillos mostrándose como era y me dijo ¨Bueno, yo quería avisar¨.

Su hijo ya se había ido, pero en el tiempo que tuvo para reflexionar había comprendido aquellas cosas en las que había fallado. Cambió a último momento.

18 horas y 33 minutos:
Freack Master:- Bueno, yo estaba comiendo una bolsa de papas fritas con mi cuerpo humano en una plaza cuando vi a uno de estos porteños que no tienen nada en la cabeza, uno de estos gordos sucios por donde los mires, medio degenerado. Y tuve la idea de vigilarlo para ver lo que hacía porque escuché que le dijo algo a una chica que pasaba.

Vivía en una casa muy humilde, gente de costumbres sencillas. Todo era muy decadente y triste, casi gótico, muy de Buenos Aires. Pero así y todo vivía mejor que muchos.

Me quedé con él un rato tratando de entender de dónde venía toda esa rabia, y me di cuenta que era frustración. Estaba tan dañado por la soledad en la que vivía, su situación laboral y tan preocupado por su futuro que ya no hacía ni el menor esfuerzo.

Sé lo duro que puede ser porque yo pasé por lo mismo.

En un momento se fue a dormir y entonces sintió la influencia del otro, casi paranoiqueaba tratando de resolver de dónde venían esas voces. Y me di cuenta que en esa oscuridad, en la soledad, estaba a merced de la influencia. Debido a eso decidí intervenir, aprovechar su debilidad y su incertidumbre para ayudarlo a salir adelante.

Por un momento se quedó mirando al techo delirando sin poder dormir, y me aparecí en un rincón oscuro de la habitación donde podía verme. Y ustedes saben que soy espeluznante.

Cuando me vio pegó un grito desgarrador, saltó de la cama a encender la luz, su familia se levantó a ver lo que pasaba. Tras unos momentos volvió a la cama mirando en todas direcciones esperando verme otra vez y le susurré: ¨No puedo seguir así, debería comprarme un traje y buscar un mejor trabajo. Tengo que irme de acá, me estoy volviendo loco¨.

Al día siguiente salió a comprarse un saco y unos zapatos porque creyó que él había tenido esas ideas.

Quiero decir, son muy influenciables siempre y cuando crean que ellos tienen esas ideas. Tal vez no debí aparecerme así sabiendo lo aterrador que puedo ser, pero ayudó a que creyera que se estaba volviendo loco. Por otro lado, con una influencia así atormentándolos todos los días de sus vidas hay que ser un poco estratega para saber cuándo intervenir.

Yo creo que sí pueden cambiar si creen que es por ellos.

Estileno:- Eso no es una historia, yo tengo una historia de verdad interesante.

Freack Master:- A ver.

Thundermaker:- Adelante.

Estileno:- Una mañana andaba siguiendo a una chica policía en una comisaría esperando a que se quite el sostén para verle las tetas.

Thundermaker:- Jajajaja.

Freack Master:- Jajaja.

Estileno:- ¿Qué? Es muy normal querer verle los pechos a una mujer. Pero la cosa es que cerca había una iglesia y empezaron a sonar las campanas así que fui a ver. No eran las doce del mediodía.

Cuando llegué me encontré con una boda, los novios hablando con sus amigos cerca de la salida, preparándose para salir, estaban muy felices.

Y en eso que yo estaba ahí parado atrás de ellos otro que llegó repentinamente, uno de esos indeseables de siempre. La pareja salió corriendo por la escalera mientras les tiraban arroz y todo era perfecto, la novia se veía muy feliz. Pero entonces este desgraciado se paró a un lado de ella, justo un poco a la derecha, y cuando ella volteó, supongo que porque sintió mi presencia, él se le apareció atrás y se hizo ver.

Fue un instante en que ella volteó, pero ella lo vio, volvió a mirar por segunda vez pero él ya se había cambiado de lugar.

Ahora la pobre chica va a vivir confundida toda su vida. Y yo me perdí de verle las tetas a la chica policía que me gustaba.

Freack Master:- No tienen respeto por nada.

Thundermaker:- La estupidez no conoce límites.

Estileno:- Convengamos que yo no soy el más indicado para andar en esas cosas, pero igual, no debería meterse donde no lo llaman.

Thundermaker:- Algunos son lo más desagradable que hay. Debería haber un castigo para cosas así.

Freack Master:- No es la primera vez que uno de esos se manda una. Tengo entendido que son así de metiches.

Estileno:- Es que quedó perverso si te pones a pensar.

Thundermamker:- Pero es bueno que lo cuentes, que haya testimonios de esas intromisiones, porque de otra forma pasan esas cosas y se salen con la suya. Voy a plantearle el problema a los otros después.

Estileno:- Y sí, alguien tiene que hacer algo.

Freack Master:- Detesto esos segundos, son abominaciones.

Thundermaker:- Sí, son un espánto encima, o sea, no es que yo sea lindo o ustedes, pero igual no es lo correcto ir a arruinarle el casamiento a la chica.

Freack Master:- Todo el retraso mental puesto todo junto en una sola entidad, eso son.

Thundermaker:- Sí, se meten en todo. Yo también he tenido algunos encuentros con ellos, pero por fortuna me tienen miedo y se van tan pronto me ven. Saben que conmigo no se juega.

Una noche iba caminando por una calle, salía de un bar porque pensé que si iba podía conocer gente nueva. Y tenía ganas de tomar un whisky a decir verdad.

Iba lo más bien llevando mi cuerpo a descansar cuando escuché un perro que ladraba frenéticamente, de forma anormal, así que fui a ver qué le pasaba y me encontré con dos de ellos atormentando al pobre animal.

Dejé mi cuerpo durmiendo y los seguí para asegurarme que se volvieran, los perseguí como diez kilómetros hasta que se dieron cuenta que no los iba a dejar y se fueron.

Son muy idiotas.

19 horas y 29 minutos:
Freack Master:- Deberíamos chatear más seguido, me hace acordar a cuando todo era normal. Me hace bien esto.

Estileno:- Iba a pasar el otro día a verte.

Freack Master:- Una pena que no esté Gron.

Thundermaker:- Yo lo veo todos los días.

Estileno:- ¿Qué dice?

Thundermaker:- Me dijo que quería venir por eso lo invité al grupo, estaba medio deprimido la última vez que lo vi.

19 horas y 33 minutos:
Freack Master:- Bueno, se hizo tarde. Mejor me voy ya.

Estileno:- Sí mejor. Ya me tenían harto.

Thundermaker:- Nos vemos.

0 comentarios:

Publicar un comentario