viernes, 16 de noviembre de 2018

May, acorralada, disparó: "No pienso renunciar"


La premier británica confirmó que no habrá segundo referéndum, pese a la amenaza de rebelión en su propio partido. 

La primera ministra británica, Theresa May, resistió la presión creciente tras la cadena de renuncias en su gabinete y se propuso avanzar en el acuerdo del Brexit en el Parlamento, pese a la amenaza de rebelión en su propio partido. En una improvisada conferencia de prensa en Downing Street, que disparó todos los rumores, la premier aguantó los embates y reiteró que el acuerdo negociado con Bruselas "respeta las prioridades de los británicos cuando votaron por el Brexit" y fue firme: "Yo voy a dirigir este proceso. No pienso renunciar".

Además, aseguró que "no habrá un segundo referéndum" e insistió ante las preguntas de los medios: "No podemos celebrar un segundo referéndum" y "no habrá elecciones anticipadas". Por lo que confirma la fecha ya marcada del 29 de marzo de 2019. "Conseguí el mejor acuerdo", destacó, y "lo voy a sacar adelante".

"Protege la integridad del Reino Unido y los acuerdos de paz de Irlanda del Norte", agregó. Como parte de su defensa realizó una comparación con su pasión por el críquet: "Juego el partido hasta el final. Creo con cada fibra de mi ser que el acuerdo alcanzado es lo mejor para los intereses nacionales", dijo. "Y creo que está claro que no he puesto por delante los intereses mi partido o mis intereses personales".

May aseguró que el liderazgo se demuestra "tomando decisiones difíciles" y reconoció que algunos de los puntos del acuerdo pueden resultar "incómodos", con mención especial a la "salvaguarda" que prevé la permanencia del Reino Unido en la unión aduanera para evitar la vuelta a la frontera "dura" en Irlanda.

La premier declaró que piensa seguir adelante con sus planes, incluida la celebración de una cumbre especial del Brexit el 25 de noviembre en Bruselas, incluso en el caso de que sus correligionarios tories pongan en marcha una moción de censura. En un tono grave, pero con inesperados momentos de humor, May recalcó que su acuerdo respeta las principales razones del voto a favor del Brexit: "Vamos a recuperar el control de las fronteras y a acabar con la libertad de movimientos, vamos a controlar nuestro dinero y decidir dónde lo invertimos, vamos a controlar nuestras leyes y a salir del Tribunal de Justicia Europeo. Y vamos a salir también de la política agraria y de pesca, y garantizar al mismo tiempo la seguridad y la integridad del Reino Unido".

May reiteró su propósito de llevar el acuerdo en unas semanas al Parlamento, aunque aparentemente no tiene los votos necesarios. Respecto a la campaña del Brexit, ha dicho: "La mayor parte del país reconoce que después de 40 años de pertenencia en la UE, negociar el Brexit no es sencillo. Lo que quieren los ciudadanos, los que votaron a favor del Brexit es que el Gobierno siga adelante y tenga un acuerdo que proteja el futuro de su país".

Fuente: https://www.cronica.com.ar/

0 comentarios:

Publicar un comentario