martes, 29 de enero de 2019

Quemaron vivo a un ladrón de 17 años en Zárate


Los investigadores del caso sostienen que se pudo tratar de un ajuste de cuentas.


El nombre de la víctima es Joel José Giménez, tenía 17 años y vivía en el barrio Pecorena, Zárate. Luego del hallazgo del cadáver boca arriba, cubierto por pastizales que presentaba lesiones punzantes en el cuello y estaba parcialmente incinerado, la policía contactó a la novia, quien reconoció que su pareja se dedicaba a robar en la zona.

La joven confesó que el último mensaje de voz que recibió por parte del delincuente fue: “Gorda, me voy a hacer un mandado re piola, me voy a hacer un re mandado. De acuerdo con las hipótesis de los investigadores, el último “mandado” al que se refería terminó siendo el robo que derivó en su muerte.

La autopsia ha develado que el ladrón recibió dos disparos: uno en el tobillo y otro, sin orificio de salida, en los genitales, una herida que dañó los órganos del abdomen y que, según los peritos, provocó finalmente su fallecimiento.

Además, en el informe correspondiente de la necropsia se destacó que encontraron rastros de humo en sus pulmones: el adolescente ha sido calcinado cuando todavía estaba con vida. Las puñaladas en el muslo y en el cuello fueron “post mortem”, según ratificaron los profesionales.

Los especialistas analizan un sesgo mafioso en las modalidades del asesinato y sostienen como principal hipótesis del homicidio, un asesinato cometido en el marco de un ajuste de cuentas, a partir de las actividades delictivas de la víctima, reconocidas por su novia. Entre las ropas de la víctima, secuestraron un revólver calibre .32, que podría reforzar las sospechas de los investigadores.

La víctima era conocida como “Toto”, de acuerdo con publicaciones locales, el asaltante contaba con un amplio prontuario delictivo, y era hermano de “Machuqui”, otro joven asesinado hace dos años y que también contaba con antecedentes penales.

Fuente: https://radiomitre.cienradios.com

0 comentarios:

Publicar un comentario