martes, 19 de febrero de 2019

Cayó el acusado de matar a un adolescente en Miramar


Ezequiel Lamas, de 17 años, recibió una trompada de otro joven, después de que junto con el grupo de amigos con el que pasaba el fin de semana los habían acusado erróneamente de quererle robar a una familia que caminaba por el centro de esa ciudad balnearia. El agresor, también de 17 años, dijo que no fue su intención matar a Ezequiel. Para el fiscal de la causa, la tarea policial en el hecho fue "paupérrima".

El adolescente acusado de haber golpeado y matado a un turista de 17 años en pleno centro de la ciudad balnearia de Miramar fue detenido en el barrio porteño de Caballito. Al declarar esta tarde ante el fiscal de la causa, aclaró que no tuvo intención de provocar el fallecimiento de la víctima, según informaron fuentes policiales y judiciales.

Liliana, la madre del chico muerto, Ezequiel Lamas (17), aseguró que ella perdonó al presunto homicida, a quien le pidió que "no lo vuelva a hacer más", al tiempo que cuestionó que la "Policía no hacía nada" mientras su hijo fue atacado.

En ese sentido, el fiscal de la causa, Walter Martínez Soto, del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil de Mar del Plata, calificó de "paupérrima" la tarea del personal policial que estuvo en el hecho y negó que él haya dado la orden para que el acusado sea liberado en ese momento.
Según las fuentes, el sospechoso de 17 años fue detenido en Caballito por efectivos de la Subdelegación Departamental de Investigaciones (SubDDI) de Miramar, luego de haber sido identificado a través de la declaración de testigos y el análisis de las cámaras de seguridad.

Tras su captura, el acusado fue trasladado a Mar del Plata donde esta tarde fue indagado por el fiscal Martínez Soto,  donde dio su versión de lo sucedido. 

El adolescente se mostró muy afectado anímicamente y aclaró que nunca tuvo la intención de provocar la muerte de Lamas, tras lo cual, quedó alojado en el Centro de Recepción Cerrado de la Unidad Penal de Batán.

El fiscal Martínez Soto le imputó el delito de "homicidio preterintencional" y dispuso que continúe detenido hasta tanto sea sometido a una serie de peritajes psicológicos y psiquiátricos.

Los investigadores continúan con el análisis de las cámaras de seguridad en la escena del crimen y sus alrededores en busca de más elementos de interés para la causa.

El hecho ocurrió la noche del viernes pasado, en calles 21 y 24, en el pleno centro de Miramar, ciudad cabecera del partido de General Alvarado, cuando personal del Comando de Patrullas local fue alertado sobre un asalto.

Al llegar al lugar, los policías se encontraron con una mujer de 35 años que acusaba a tres jóvenes amigos entre sí de haber intentado robarle, circunstancias en las que se generó un tumulto con las demás personas que presenciaban la situación.

La familia de Lamas negó la versión del asalto a la mujer y afirmó que el chico sólo estaba de vacaciones en Miramar.

Explicó que el chico circulaba en skate y sólo chocó sin querer a la mujer que llevaba a su hija en brazos y que fue la pareja de esa mujer quien creyó que era un intento de robo y que tenían un arma blanca, y llamó a la policía.

Los efectivos interceptaron a los sospechosos en 21 entre 22 y 24, frente al Banco Provincia y constataron que ninguno de ellos tenía un cuchillo -era un encendedor similar a los de la marca y modelo Zipo-. Cuando estaban por dejarlos seguir, otro joven se presentó y aseguró que horas antes había tenido un altercado con Lamas y los amigos y los acusaba de un robo.

En ese momento y de manera imprevista, ese joven que se hallaba en el tumulto le dio un golpe de puño a Lamas, quien cayó al piso y golpeó la cabeza contra suelo, al tiempo que el agresor escapó del lugar.

El chico, oriundo de la localidad bonaerense de González Catán, murió el sábado a la noche en el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) de Mar del Plata, hasta donde había sido trasladado.

La autopsia determinó que la víctima recibió un golpe en la cabeza que le provocó la caída y al impactar contra el suelo sufrió fractura de cráneo y hemorragias que desembocaron en su muerte.
Para el fiscal Martínez Soto quedó acreditado que la víctima y sus amigos "no habían querido robar" y que hubo un "malentendido" y criticó a los policías que trabajaron desde un primer momento en el hecho ya que "en vez de demorar al acusado y de mantener una comunicación con la fiscalía, se tomaron los datos muy por arriba de quién sería y se lo dejó ir del lugar".

Fuente: https://www.mdzol.com

0 comentarios:

Publicar un comentario