La ex presidenta Cristina Kirchner sumó otro procesamiento, esta vez por "ocultamiento, destrucción o exportación ilegal de documentos históricos" a raíz del hallazgo en su casa de El Calafate de una carta de José de San Martín a Bernardo O’Higgins y un manuscrito del ex presidente Hipólito Yrigoyen. El nuevo procesamiento abierto contra la ex mandataria podría terminar en una multa de entre diez mil y  cien mil pesos.

La carta fue hallada durante al allanamiento que ordenó el juez Claudio Bonadio a fines de agosto del año pasado al domicilio de la senadora en su casa de El Calafate. Aquel día un amplio operativo de la Policía Federal ingreso a la casa de la ex mandataria y permaneció varias horas en las que incautó recuerdos y regalos recibidos por Néstor y Cristina Kirchner durante toda su carrera política.
En las cajas que viajaron desde Santa Cruz a Comodoro Py la policía secuestró 40 lapiceras, una medalla de la Universidad de Nueva York, una de la FIFA, una del Patriarcado de Antioquía, la llave de la ciudad de Cochabamba, un sable bolivariano, una daga árabe y objetos simbólicos, con los nombres de Cristina Kirchner o de Néstor Kirchner, y hasta los bastones presidenciales que pertenecieron a los dos ex presidentes, objetos que pocas horas después el propio juez se encargó de devolver a CFK.

Sin embargo, entre todos los objetos personales, fue secuestrada la carta escrita por San Martín durante su exilio en Francia al libertador chileno. Esa carta conservada en un marco de vidrio abrió la posibilidad de un nuevo procesamiento al encontrar eco en las autoridades del Archivo General de la Nación.

El director general de la AGN, Emilio Leonardo Perina Konstanstinovsky, señaló rápidamente que se trataba de "un papelón" y que la carta debía ser enviada por el juez al archivo para que sea conservada y estudiada, luego de comprobar su veracidad. Lo que motivó que el juez federal lo cite a declarar contra la ex mandataria.

"Se trataría de un documento histórico, utilizable para el conocimiento de la historia patria, dado que aporta conocimiento de la relación entre el General José de San Martín y Bernardo O’ Higgins", sostuvo Perina en su declaración testimonial, mientras que la coordinadora del Área de Comunicación y Acción Cultural de la AGN, María Teresa Fuster, sostuvo que "el hecho de que el archivo carezca de una documentación como la exhibida, puede afectar la investigación de los miles de historiadores nacionales y/o internacionales".

El allanamiento ordenado por el juez federal en el marco de la causa de las fotocopias de los cuadernos ocurrió un día después de otro allanamiento en el departamento que la senadora tiene en Recoleta, donde la Policía secuestró 30 cuadros y obra de arte. Tras los allanamientos en busca de los fondos denunciados en la causa abierta por la declaración del ex chofer Oscar Centeno, la ex mandataria denunció que "las cosas que Bonadío ordenó secuestrar, no sólo no guardan relación con el objeto de la causa, sino que además, son efectos que integran el ajuar del hogar, cuya incautación no tiene otro propósito que generar daño y humillación".

La ex presidenta también denunció al juez por impedir la presencia del abogado Carlos Beraldi durante el allanamiento en el departamento de Recoleta y denunció que el posterior allanamiento en El Calafate "fue extendido en el tiempo de manera ilegal y deliberada con el inequívoco propósito de seguir generando estrépito y material para las tapas de diario del fin de semana".

Fuente: https://www.pagina12.com.ar