miércoles, 5 de junio de 2019

Masacre de Tiananmen: a 30 años, el régimen chino no reconoce a las víctimas


La voz de las 'Madres de Tiananmen' no se puede escuchar en la censurada prensa estatal, y los chinos no pueden acceder a las noticias se publican en el extranjero.

La sangrienta represión de hace 30 años de las protestas en la plaza Tiananmen de Beijing "inmunizó a China" contra la agitación política, celebró un diario oficial, en un inusual editorial sobre este tema normalmente tabú. El Global Times, cercano al todopoderoso Partido Comunista, estima que "el incidente" del 4 de junio de 1989 "se convitió en un hecho histórico olvidado", y que este olvido permitió a China seguir con su desarrollo económico espectacular. En la misma China, gracias a la "Gran muralla informática" y a los censores del partido, cualquier referencia a la represión está expurgada de internet.

"Después del incidente, China logró convertirse en la segunda economía mundial, con una rápida mejora del nivel de vida", afirmó el diario, mientras todos los otros medios callaban sobre el aniversario. "Vacunando a la sociedad china, el incidente de Tiananmen aumentará enormemente la inmunidad de China contra todo problema político venidero", estimó el diario, cuyo editorial no figuraba en la edición en chino ni tampoco en la de internet.

El artículo es una muestra más de los intentos por el régimen chino de negar la evidencia y criminalizar a las víctimas de la represión. "Aunque puede que 30 años sean solo un abrir y cerrar de ojos en el gran río de la historia, puede ser una eternidad en la vida de una persona. Durante 30 años, el polvo se ha elevado y caído, la luna ha crecido y decrecido, pero nada ha mitigado el trauma y el dolor en nuestro interior", reivindican las Madres de Tiananmen, un grupo de 155 familiares de víctimas de la masacre que se atrevieron a hablar públicamente.

En la noche del 3 al 4 de junio de 1989, los tanques del ejército chino pusieron fin brutalmente a siete semanas de manifestaciones cuyo epicentro fue la plaza de Tiananmen, la inmensa explanada en el corazón de Pekín. La represión, que causó cientos de muertos, incluso más de mil, sigue siendo un tema tabú en China, donde nunca se hizo público un balance de víctimas. "La China de hoy claramente no tiene las condiciones políticas (necesarias) para reproducir repentinamente los disturbios de hace 30 años", dice el editorial del Global Times, para quien la sociedad "está harta de tragedias políticas en la Unión Soviética, Yugoslavia y algunos países árabes".

"Se nos han secado las lágrimas", dijeron las Madres de Tiananmen en un comunicado en el que reclaman al Estado que haga justicia. "Se nos agotaron las fuerzas y nuestros corazones están hechos añicos". Sin embargo, la única respuesta de Beijing fue más represión: cada vez que se acerca una fecha sensible, como este 4 de junio, el Gobierno chino intensifica la vigilancia contra las Madres que piden justicia por sus hijos.

Dos días antes del aniversario, el gobierno de Xi Jinping defendió la sangrienta represión de Tiananmen, calificándola de "política correcta". "Ese incidente fue una turbulencia política y el gobierno central tomó medidas para detener las turbulencias, lo cual es una política correcta", dijo este domingo el general Wei Fenghe, ministro de Defensa, quien aseguró que China "no gestionó el incidente de forma correcta".

"Estos 30 años demostraron que China vivió grandes cambios", afirmó, añadiendo que gracias a la acción del gobierno, "China goza de estabilidad y desarrollo", agregó el funcionario. "Sobre esa agitación política de finales de los 80, el Gobierno chino llegó a una conclusión hace tiempo: el enorme éxito económico que hemos logrado muestra que el camino de desarrollo que elegimos es el correcto", dijo un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores.

"Nadie sabe el número exacto" de víctimas Aunque las Madres de Tiananmen contabilizan 155 muertos aquel 4 de junio de 1989, la cifra fue superior, sin contar otro tipo de víctimas, como los heridos, huérfanos o exiliados. Distintas fuentes hablan de varios centenares y de hasta varios miles en una matanza que, a pesar de haberse popularizado como "la de Tiananmen", se produjo en numerosos distritos de la capital china. "Las autoridades chinas siguen haciendo todo lo que pueden para impedir que la gente pregunte sobre ese día", dicen.

"Nadie sabe el número exacto porque, treinta años después, las autoridades chinas siguen haciendo todo lo que pueden para impedir que la gente pregunte sobre ese día o incluso hable de ello", afirma Amnistía Internacional mientras otra organización, Human Rights in China, dice que "la aceptación interesada de la comunidad internacional del 'acuerdo' del liderazgo chino tras el 4 de junio –reforma económica sin reforma política– y la incapacidad para hacer que el liderazgo chino rinda cuentas por el asesinato de su propio pueblo han contribuido tristemente al pisoteo de derechos humanos en China que acontece hoy día".

Las Madres de Tiananmen son la prueba de esa cortina de hierro que el régimen corre sobre las posiciones contrarias. Sus voces no se puede escuchar en la censurada prensa estatal, completamente alineada al comunismo, y los chinos comunes no pueden acceder a las noticias que se publican sobre ellas en medios del extranjero. "Durante años, muchas calles y callejones de Pekín –recuerdan– estuvieron agujereados por las balas y teñidos de sangre. Treinta años después, cuando las pruebas criminales han sido tapadas por la fachada de la 'prosperidad', hecha de grandes edificios y pasos elevados, los hechos de la masacre están grabados en la historia".

Fuente: https://www.perfil.com

0 comentarios:

Publicar un comentario